Compartir

Desde el punto de vista técnico, el servicio se brinda con total seguridad para su consumo.

Ante la alerta epidemiológica por cianobacterias en el río Bermejo, el ingeniero Julio César Vargas Yegros, el administrador del Servicio Provincial de Agua Potable (SPAP), aseguró a AGENFOR que el servicio en aquellas plantas que se alimentan de ese curso en la provincia, “está garantizado en calidad y potabilidad del agua”.

En primer lugar, indicó que, de acuerdo a lo informado por los técnicos hídricos de la Comisión Regional del Río Bermejo (COREBE) que es el organismo jurisdiccional, “en este año el río Bermejo presenta la mayor bajante en los últimos 22 años”.

En ese contexto es que “se presentan estos microorganismos similares a algas, las que se alimentan de lo que existen en el fondo del río, combinándose con las altas temperaturas de esta época”, confirmó.

Y agregó: “Por lo tanto, dos variables son las que inciden para la reproducción de las algas: la alimentación y el efecto de la fotosíntesis mediante la temperatura del sol”.

En estas circunstancias, se aconseja no consumir peces ni ingerir el agua no tratada, ni tampoco bañarse y todo lo referido a la natación deportiva.

En torno a este tema y el impacto para la provincia de Formosa, a continuación, Vargas Yegros brindó un panorama pormenorizado, respecto a las plantas potabilizadoras que se alimentan del río Bermejo, que son la de General Mansilla, El Colorado, Villa Dos Trece y Sumayén.

Y también la captación del agua para el sistema de Laguna Yema y el canal Santa Rita que la transporta hasta la localidad de Ingeniero Juárez.

En ese sentido, aseguró: “Desde el punto de vista técnico, el servicio se brinda con total seguridad para su consumo”.

En tanto que, en el caso de las plantas de Mansilla, El Colorado y Sumayén, “la potabilización funciona por un sistema que se llama manto de lodos, el que permite retener cualquier tipo de partículas incluso las de este tipo”.

Entonces, “el proceso de potabilización se hace con normalidad hasta ahora”, confirmó.

Mientras que “en el caso de Villa Dos Trece tenemos un presedimentador en el río donde se realiza el control del impacto de las algas en un tratamiento con carbón activado y otro producto químico”. Aclarando que la planta potabilizadora se encuentra en la zona céntrica de la localidad.

En definitiva, recalcó que la provincia “garantiza mediante sus plantas la calidad y la potabilidad del agua”.

Asimismo, en Ingeniero Juárez, el recorrido de más de 60 kilómetros “se realiza en un proceso de oxigenación del agua lo cual va neutralizando y disminuyendo totalmente su impacto y llega al reservorio de la planta de la localidad”, especificó.