El valor de la tecnología y la genética en el ámbito del Chaco árido formoseño

Compartir

En vísperas de conmemorarse 21 años de la inauguración del CEDEVA Laguna Yema ocurrida el 27 de julio de 1997, los Centros de Validación de Tecnologías Agropecuarias-  de Formosa comenzaron a tener repercusión nacional y regional y quienes tuvieron ocasión de conocerlos quedaron sorprendidos por la modernidad y calidad de sus equipos tecnológicos , laboratorios y el uso de la genética para el manejo agropecuario en zonas con altas limitaciones en materia de agua y de actualización en la capacidad de laboreo.

Los CEDEVA se diferencian de otros organismos de investigación porque deben dar respuestas rápidas a los productores, aclarándose que hacen investigación básica y que no pierden tiempo ni  años en analizar cosas que son importantes pero de las que se encargan otros entes e instituciones como es el caso de las universidades.

Esa fue la respuesta del coordinador general de CEDEVA, ingeniero Jorge Balonga, acerca de las particularidades de la misión del organismo a su cargo  que, según lo refiere, “tomamos toda la tecnología de punta y la genética que hay en el mercado, la ensayamos y rápidamente tenemos que trasladar esa información a los productores”.

El primer CEDEVA fue instalado en Laguna Yema, a 400 kilómetros de esta ciudad, en pleno corazón del Chaco Arido, para buscar alternativas productivas en una región comprendida por los departamentos Ramón Lista, Matacos y Bermejo habitados, en su gran mayoría, por pobladores originarios y criollos, creando polos productivas que frenasen el éxodo hacia las zonas urbanas y aumentaran el interés de inversores por establecerse allí.

Otros tres centros

Después, ante el efecto positivo observado, fueron creados los CEDEVA de Las Lomitas, en el centro oeste; Misión Tacacagle, en el noroeste y en Ibarreta, en el centro del territorio.

El de Laguna Yema  es considerado el primer centro dedicado al manejo de cultivos bajo riego en todo el Chaco Americano y sus líneas de trabajo son variadas como semilleros en viveros de algarrobo, cultivos extensivos e intensivos y ganadería a través de la Cabaña Provincial Caprina.

El CEDEVA de Las  Lomitas tiene como función principal la validación de especies forrajeras y las técnicas de manejo de rodeo  bovino. Sus modelos son forrajero, silvopastoril y enriquecimiento del monte nativo.

El de Mision Tacaagle, ubicado a la vera del riacho El Porteño, tiene como objetivo la adaptación de tecnologías de punta para acelerar el desarrollo frutihorticola de la región. Especializado en frutas tropicales pone  énfasis en los cultivos de banana, pitaya, mango, anana, entre otros y la multiplicación de hijuelos de batata de sanidad controlada, todo a partir del biolaboratorio de cultivo de tejidos que permite mantener independencia tecnológica en la provincia al momento de decidir sobre que cultivo se expandirá.