Embarazadas originarias reciben un seguimiento integral y exhaustivo en toda la provincia

Compartir

Con atenciones multidisciplinarias, estudios y otros servicios gratuitos destinados a cuidar la salud de la madre y del bebé, en las distintas etapas de la gestación

El Gobierno de la Provincia de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, brinda a las embarazadas, de las comunidades originarias, distribuidas a lo largo y ancho del territorio, una atención integral que abarca el seguimiento desde la pesquisa de la gestación hasta el puerperio.

Mediante un trabajo conjunto del Programa Provincial de Salud Intercultural y los equipos de los centros de salud y hospitales, las gestantes originarias reciben completos servicios obstétricos gratuitos, con atenciones multidisciplinarias que se dan en los efectores, como también en los propios domicilios por medio de la visita periódica de los profesionales y agentes de salud.

Formosa pluriétnica y multicultural

Según el último Censo Nacional de Población realizado en la Argentina el año 2010, el 7% del total de la población de la provincia pertenece a pueblos originarios. Actualmente existen cuatro etnias que habitan el territorio: Wichí, Qom, Pilagá y Nivaclé.

La salud pública en Formosa está organizada en 12 distritos sanitarios, con 78 áreas programáticas, de los cuales 8 distritos y 29 áreas tienen población originaria.

El Programa de Salud Intercultural, dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano, en coordinación con los efectores de salud, desde hace varios años, apuntan a fortalecer el trabajo interdisciplinario en equipo, para ofrecer una atención de calidad a las embarazadas originarias que habitan en los distintos puntos geográficos, hasta en los más recónditos, facilitándoles el acceso al sistema de salud y sosteniendo, como pilares fundamentales, el respeto por los derechos, la equidad de género y la interculturalidad.

Servicio Obstétrico en el oeste

En este marco, el hospital de la localidad El Potrillo, situada en la región oeste de la provincia, a unos 550 km de la capital, cuenta con un amplio e integral servicio de obstetricia, conformado por obstetras, agentes sanitarios y parteras tradicionales que realizan un exhaustivo monitoreo de las embarazadas no solo de esta localidad, sino también de otras localidades y 63 comunidades que se encuentran en esta área de responsabilidad sanitaria.

La Licenciada en Obstetricia Dina Mariela Oviedo es referente del servicio desde hace 15 años. Comentó que actualmente tienen a cargo el seguimiento de aproximadamente 130 embarazadas y dio detalles de cómo se hace el trabajo desde el momento de la captación hasta el acompañamiento en el puerperio, pasando por todas las etapas de la gestación.

Dio a conocer que, con la finalidad de cuidar la salud integral de binomio madre – hijo “el trabajo es siempre en equipo. Entre nosotros, los obstetras, los que forman parte del servicio de Atención Primaria de Salud (APS), los agentes sanitarios y las parteras empíricas” atribuyendo a los últimos un rol fundamental, ya que “hacen la traducción de todas las acciones al idioma originario para garantizar que los mensajes lleguen y sean comprendidos con mayor efectividad”, aseguró.

Así, detalló que el primer paso es la captación de la embarazada “en una de las comunidades o en alguno de los barrios de nuestra localidad. Al ser captadas, se les da información y “son buscadas en ambulancia para su traslado al hospital, siempre acompañada de la partera empírica”.

A partir de allí se realizan los primeros controles, se abre la ficha de control prenatal, se hacen los estudios de laboratorio y ecografías, se chequea el carnet de vacunas y se aplican las dosis correspondientes para que estén al día.

“También hacemos la entrega del sulfato ferroso y ácido fólico, cajas de leche. Charlamos con ellas, les explicamos los signos de alarma a los que deben estar atentas para hacer una consulta inmediata, en caso de ser necesario y ya se le da un turno para el próximo control”, reveló.

Las ecografías se hacen mayormente a través de la Red Provincial de Ecografías, mediante un equipo que viene periódicamente para hacerlo aquí en el hospital del Potrillo, y también se desplazan para hacerlo en otras comunidades como Lote 8 y María Cristina. “Cuando por algún motivo, el equipo de la red no puede venir, las ecografías se hacen igualmente con el ecógrafo de nuestro hospital”.

Por su parte, Noemí Pérez, agente sanitario y coordinadora de las atenciones domiciliarias a las embarazadas, en conjunto con el servicio de APS, resaltó el la tarea diaria que despliega este servicio para dar a las futuras mamás “la mejor atención posible”, además de la “contención, la consejería y el acompañamiento necesario” a lo largo de esta etapa”.

“Por una cuestión cultural, a veces las mujeres no quieren venir al hospital para los controles. Pero nosotros, de forma planificada, día a día, recorremos las comunidades y los hacemos en ahí mismo”, sostuvo.

Amalia Gómez, quien forma parte del equipo y se desempeña desde hace 27 años como partera tradicional, hizo notar que “comparado con varios años atrás, ahora contamos con información, con personal de salud, ambulancias, centros de salud, caminos, un hospital que tiene todos los elementos e insumos necesarios que antes no teníamos. Todo esto hace posible que la atención a la embarazada se hoy en día mucho mejor”.

Procreación responsable

Cabe destacarse que este servicio brinda asimismo charlas a las mujeres y a las familias para promover el PAP, mamografía, la lactancia materna, la planificación familiar, la procreación responsable y el uso adecuado de los métodos anticonceptivos que se encuentran disponibles de manera gratuita desde el sistema de salud público.

“Contamos con varios métodos disponibles. Sobre cada uno se da toda la información posible. Son entregados a las mujeres, de acuerdo a la elección de cada una: comprimidos, inyectables mensuales y trimestrales, dispositivos intrauterinos (DIU), implantes subdérmicos, preservativos. Esto se hace de manera planificada en cada una de las comunidades, hasta en las más alejadas”, describió la obstetra Oviedo.

Para cerrar valoró que durante toda la pandemia trabajaron normalmente “nunca se interrumpió el servicio, ni en el hospital, ni las visitas planificadas para la atención en los domicilios.