Compartir

En una conmovedora ceremonia se evocó el octavo aniversario del fallecimiento del Subcomisario (Post – Morten) Eber Miguel Falcón, caído en cumplimiento del deber. La ceremonia se realizó en la tarde de este viernes, en la Plaza de Armas de la Comisaría Seccional Quinta del barrio Eva Perón, donde está emplazado un monolito que perpetua la imagen del oficial jefe, cuya dependencia lleva su nombre.

El Ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo de la provincia, Dr. Jorge Abel González, presidió la emotiva ceremonia, junto al Jefe de Policía, Comisario General Walter Arroyo y al Subjefe de Policía, Comisario General José Ruíz, rindiendo homenaje al subcomisario post-morten Eber Miguel Falcón, quien falleció un 23 de noviembre de 2010 cuando una comisión policial estaba interviniendo a instancia de una disposición judicial a partir de la “denuncia de usurpación a una propiedad privada” por parte de un grupo de originarios en la zona de la Colonia La Primavera.

Asistieron además el Subsecretario de Lucha Contra el Narcocrimen, el Subsecretario de Trabajo, Directores del Ministerio de Gobierno, además de los integrantes de la Plana Mayor Policial, Oficiales Jefes, Subalternos y Administrativo, contándose con la presencia de la señora Ramona Esther Encina (madre), Beatriz Falcón (hermana) y el Oficial Subinspector Guido Emanuel Falcón (sobrino) del extinto oficial, como así también integrantes de la 18º promoción de oficiales y vecinos del barrio Eva Perón.

La palabra religiosa estuvo a cargo del Capellán Policial Subcomisario Fray Salvador Gurrieri quien en su oratoria se refirió al hecho ocurrido, recordó la persona que fue Eber Miguel Falcón, ofreciendo palabras conmovedoras hacia el mismo, resaltando la vocación de servicio hacia el bienestar general y la seguridad pública.

Posteriormente se realizó el depósito de ofrendas florales al pié del monolito que perpetúa la memoria del Subcomisario Post Morten, posteriormente y en testimonio de un respetuoso homenaje se guardó un minuto de silencio, finalizando la ceremonia en un marco de recuerdos por el camarada, que perdurará en el bronce frente a la dependencia policial que lleva su nombre.