Compartir

Este sábado 10, en horas de la tarde, en la entrada a las piletas del Paraíso de los Niños, amigos y compañeros de Chungui Leguizamón se reunieron para homenajearla y despedirla antes de que sus cenizas partiesen hacia Clorinda, lugar que ella eligió para su descanso final.

Con lágrimas en los ojos y los corazones inundados de dolor, ellos, sus seres queridos, estuvieron allí, presentes para rendirle el homenaje a una persona que amó a la cultura de su provincia y trabajó incansablemente para que esta fuese valorada y conocida por cada formoseño y formoseña.

Para devolverle un poquito de tanto que brindó, la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) llegó hasta el lugar y dialogó con alguno de los presentes.

“Hubiésemos preferido no despedirla”, expresó el subsecretario de Cultura, Alfredo Jara, y continuó: “Ella nos enseñó a vivir la vida y es muy triste tener que despedirla siendo tan joven”, manifestó con tristeza.

“Amaba la alegría y la vida, por eso en este homenaje se canta, se baila, se reza, porque una persona como ella no muere, habitará siempre en nuestros corazones”, aseguró Jara.

El funcionario recordó que Chungui formaba parte del equipo de la Subsecretaría de Cultura como coordinadora de Escuelas Abiertas y en este sentido indicó: “Reiteramos este compromiso que tenemos con el programa, la comparsa Renacer, el Aquagym y cada uno de los talleres de los cuales formaba parte. Hay un equipo de profesionales que van a hacer suya su bandera y tendrán de impronta a Graciela Leguizamón, nuestra querida Chungui”, confirmó.

Comparsa Renacer

La comparsa “Renacer 3.0” está conformada por los jubilados de la Caja de Previsión Social. Hizo su presentación en los corsos barriales en el año 2019 y tenía como coreógrafa y gran compañera a Chungui.

Allí, no sólo sembró grandes bailarines a quienes les enseñó a bailar con el alma, sino también a fieles amigos, que no pudieron estar ausentes en su despedida.

Una de ellas fue Analía, quien en pocas palabras contó momentos puntuales de cómo Chungui armó el grupo y de qué manera la convenció para que sea parte del staff.

“Se unió cuando había pocas personas y sin dudar dijo que se podía conseguir a más. Así fue que llegó a nuestras casas, a las piletas, a los gimnasios”, recordó.

“Por el sobrepeso camino poco”, contó Analía y con un tono de voz risueño continuó: “Por ese motivo le dije que podía adornar una silla de ruedas y ella me dijo que no, que yo podía caminar y así fue”, contó orgullosa.

Entre tantas hermosas palabras que Analía expresó, remarcó que ella se convirtió en su amiga, en la persona que le daba fuerzas y alentaba en cada momento.

“Las lágrimas jamás dejarán de caer porque ella ha sumado tantas cosas lindas a mi vida. No hay peor muerte que el olvido, así que jamás la voy a olvidar”, aseguró.

Ricardo Coronel, otro jubilado integrante de la comparsa, también dialogó con esta Agencia y con la voz casi quebrada dijo: “Su partida nos dejó un vacío muy grande. No tengo palabras para agradecer todo lo que ella hizo por nosotros, las personas de la tercera edad”, señaló.

“Desde el cielo nos va a dar fuerzas para seguir. Sin dudas la vamos a extrañar mucho, pero vamos a sacar fuerzas de cualquier lado para seguir sosteniendo lo que ella formó con tanto esfuerzo”, se comprometió.

Amigos

Por otra parte, Angie Medina exclamó: “A Chungui me unía y me une una amistad de toda la vida, trabajamos mucho por la cultura y compartimos luchas por los derechos de la mujer, porque ella era una mujer empoderada”, subrayó.

“No se podía ir de este plano terrenal sin esta despedida, como corresponde hacerle a una gran artista y mujer que dio tanto por la cultura formoseña”, destacó Medina.

Continuó: “Como dicen sus queridos viejitos, ella va a ser nuestra estrella que nos seguirá guiando”, deseó emocionada.

También, Gustavo Barboza le dedicó palabras emotivas a su “gran amiga” como él la llamaba: “Es un momento muy duro, siento que se me desgarra el corazón pensar que mi querida Chungui ya no está conmigo. Me enseñó muchas cosas y me ha dejado tanto, nunca voy a dejar de extrañarla ni de amarla”, confesó.

Aseguró que este fue el primer homenaje de tantos otros, porque siempre va a estar presente en cada lugar por donde pasó. “En todos dejó su magia”, cerró.

Ella

Graciela Chungui Leguizamón, calificada por sus seres queridos como mujer empoderada, guerrera, de gran corazón, con sonrisa brillante, carácter firme y enamorada eterna de la cultura formoseña, ha dejado un gran legado en cada persona que tuvo el placer de conocerla y aprender de ella.

Muchos la han despedido, como realmente merecía, pero todos aseguran que es un adiós a medias, porque sigue y seguirá viva en el corazón de cada formoseño y formoseña, que seguirán resaltando el amor por esta tierra, como ella lo hizo desde un principio.