Compartir

El administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), el ingeniero Fernando De Vido, expuso que hace  30 días finalizo la persistente inestabilidad climática que siguió a las lluvias extraordinarias y los desbordes de riachos. Dijo que en este tiempo acometieron una fuerte tarea en gran parte de la provincia y se avanzo en recuperar más de dos mil kilómetros de las rutas  de tierras que estaban afectadas y que volvieron a estar transitables.

“La inestabilidad climática en nuestro territorio ha finalizado hace 21 días y en este tiempo hemos intervenido, trabajado y recuperado la normal transitabilidad en unos dos mil cien  kilómetros de rutas de tierra que quedaron todas en estado operativo, luego de severos deterioros que sufrieron. Se incluyeron trabajos sobre la misma traza como en obras de artes deterioradas, tarea en drenajes, alteo, intervenciones en banquinas, entre muchas otras labores”, preciso.

Explico en administrador vialero que el ambicioso plan de recuperación incluyo los caminos rurales identificados como troncales entre parajes y municipios, los cuales brindan su importancia por comunicar y ser salida de centros de producción de diferentes puntos de la provincia.

Los trabajos que se ejecutan en la mencionada red son de diversa índole y todos ellos tienen como objetivo mantener y en algunos casos recomponer, el estado de transitabilidad de los caminos a fin de otorgar comunicación, seguridad y confortabilidad para la circulación de los habitantes de la provincia.

Expuso que este fuerte trabajo a cargo de recursos humanos, maquinarias y logística de los diferentes distritos viales, se puso a prueba en los recientes comicios provinciales y municipales, que se llevaron adelante con total normalidad en todo el territorio provincial. “Que todo el andamiaje electoral de despliegue y repliegue de urnas se haya podido cumplir sin sobresaltos, es demostrativo del  gran esfuerzo de todos los que estamos dedicados a esto, en especial el personal y los trabajadores de la DPV, acompañados por los distintos municipios del interior que han colaborado con recursos humanos y maquinarias para que podamos revertir una situación de emergencia hídrica”.

“Hemos reconstruido una cantidad importante de caminos y rutas, lo cual ha permitido ir restableciendo la total normalidad en la transitabilidad en gran parte de la trama vial provincial”, destaco.

De Vido significo el “buen funcionamiento de toda la infraestructura hidráulica que permitieron mitigar los efectos adversos de factores climáticos como lluvias extraordinarias y crecidas de ríos y riachos”. Recordó que “habíamos advertido en los meses de febrero y marzo el avance de la situación hídrica en el territorio provincial, y ya entonces activamos todo el plan de contingencia que logro morigerar sensiblemente sus secuelas de carácter socio-económico”.

Por otra parte, también apuntó que “está paralizada la obra  de reconstrucción de la ruta 11 en la sección Formosa hasta Clorinda”, subrayando el “agravante de que han hecho un primer trabajo que fue retirar la  capa de rodamiento, lo cual provoca un aceleramiento en el deterioro de la cinta asfáltica y en la generación de baches. Esto resulta sumamente peligroso, fundamentalmente en los días de lluvia. Esta situación ya  ha provocado accidentes”.

Sobre la ruta nacional 86 alertó que “está sufriendo un deterioro muy grande”, pero “no se ve ninguna tarea, planificación ni programación de trabajos de mantenimiento” desde Vialidad Nacional, lo cual consideró “es una muestra más de la desinversión en la infraestructura vial del Gobierno Nacional en nuestro territorio”.