Compartir

A pesar de que la circulación del virus no permita la asistencia de manera presencial a las escuelas, en Formosa se continúa con el dictado de clases, de manera virtual o a distancia, teniendo docentes que acompañan día a día a los escolarizados.

La profesora Marta Salinas, Coordinadora de Educación Rural del Ministerio de Educación de la provincia de Formosa, resaltó el continuo trabajo educativo, en lo que va de la pandemia, de los docentes de las escuelas rurales de todo el territorio provincial.

En comunicación con Agenfor, puso de relieve la importancia del acompañamiento de los docentes, para con los estudiantes, siendo guías en este trayecto formativo.

Así, explicó detalladamente cómo se desarrolla la dinámica educativa en las instituciones rurales, destacando que  a lo largo y ancho de todo el territorio de la provincia de Formosa, sin importar la matrícula “hay un docente que atiende la educación de los chicos desde el Nivel Inicial, pasando por Educación Primaria hasta garantizar la titulación de los jóvenes en el Secundario, aportando a su formación integral” valoró.

En este sentido se refirió al desarrollo de la educación rural en el año 2020, año atravesado por la pandemia a causa del COVID19, en el que las clases tuvieron lugar de manera presencial y semipresencial, ya que los edificios educativos permiten adecuar los protocolos propuestos desde el Ministerio de Educación, los cuales fueron implementamos y respetados, por todos.

Además dejó en claro que en Formosa, en general, no se perdió, ni se pierde ningún día de clases, y esto es posible porque, en los lugares donde las familias no cuentan con dispositivos para recibir las tareas, al ser instituciones con poca cantidad de estudiantes, los maestros y profesores, asisten a los domicilios, brindando el material de estudio y explicando los contenidos, si fueran necesario, lo que demuestra su gran compromiso con la formación educativa de los niños y jóvenes, valoró.

“Que los docentes puedan asistir a las casas de los alumnos nos fortaleció como comunidad educativa, ya que a partir de eso se conoció la situación particular de cada familia y planificar proyectos integrados de educación” consideró.

Y avanzó en señalar que una de las propuestas de trabajo, es la de desarrollar huertas en el hogar de cada estudiante, ya que las escuelas rurales están conectadas a las familias Paipperas, entonces con la implementación de estas, se busca promover una alimentación sana, producida en las casas, por los propios estudiantes y de esta manera demostrar su aprendizaje integrado.

Al finalizar remarcó las políticas educativas llevadas adelante en el gobierno de Formosa, con la conducción del Doctor Gildo Insfrán, quién pone de principio a la educación como una cuestión de estado, lo que permite que la formación académica llegue a cada rincón de la provincia