En jardines del interior promueven la buena salud bucodental

Compartir

Con explicaciones detalladas, juegos, muñecos y didácticos entretenimientos, concientizaron una vez más a los jardineritos sobre la importancia de cuidar la salud bucodental por medio de hábitos saludables muy sencillos y efectivos.

Esto fue mediante una charla que llevó a cabo el servicio de odontología del hospital de Siete Palmas. Odontólogos y asistentes dentales se trasladaron hasta el Jardín de Infantes “La Hormiguita Viajera” de dicha localidad para enseñar a los niños los cuidados básicos que deben tenerse para mantener los dientes y la boca siempre saludables.

La higiene bucal mediante el cepillado, una adecuada alimentación y los controles odontológicos periódicos fueron algunas de las medidas más recomendadas a lo largo del encuentro para que “tanto los dientes como la boca estén en buen estado de salud desde una edad temprana”, remarcaron desde el equipo odontológico.

A través de demostraciones prácticas, describieron los pasos que deben seguirse para realizar el cepillado correcto. “Si lo hacemos bien removemos los restos de comidas y así podemos evitar la formación de caries y otras enfermedades que afectan a nuestros dientes y a la boca en general”, explicaron.

Los niños interactuaron participando del cepillado para mostrar a sus otros compañeritos cómo debe hacerse adecuadamente; mientras que los odontólogos detallaron cuántas veces al día debe hacerse, revelando que “si bien hay que hacerlo luego de cada comida, antes de acostarse a la noche y al levantarse a la mañana son los cepillados más importantes del día”.

Por otra parte, mencionaron que es “fundamental una buena alimentación para que los dientes crezcan sanos y fuertes”. Si bien en esta edad “tenemos dientes temporarios que van a cambiar a permanentes dentro de muy poco, tenemos que comer muchas frutas, verduras, tomar leche y otros lácteos para fortalecerlos siempre”, puntualizaron.

Finalmente promovieron la consulta periódica con el odontólogo. “El odontólogo es nuestro amigo. Hay que visitarlo por lo menos cada 6 meses para que revise la boca y haga las curaciones necesarias en el caso que encuentre caries. También si detecta otras enfermedades para que nos de un tratamiento y podamos tener estar saludables”.