Compartir

Formosa continúa enfrentando al COVID-19 con las maratónicas campañas de vacunación que llegan a todos los puntos de la geografía provincial. Tal es así el caso de la jornada de inoculación realizada este sábado 12, en donde personas del oeste formoseño de las clases 1991 a 2003 recibieron la primera dosis contra el coronavirus.

Distintos equipos de salud, dependientes del Ministerio de Desarrollo Humano, llegaron a El Chorro, Barrio San Miguel, El Potrillo, Núcleo San Martín, La Brea, El Quebracho, El Divisadero, Lote 8, Tucumancito, Santa Teresa, María Cristina, Pozo de Maza, Sombrero Negro y La Rinconada, para aplicar la primera dosis de “esperanza” a los residentes de dichos lugares.

Con alegría, emoción, compromiso y mucho entusiasmo, los beneficiarios se acercaron a los distintos centros de vacunación y en sus testimonios brindados a la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) se mostraron muy agradecidos con el gobernador Gildo Insfrán por hacer posible que estos operativos lleguen al oeste provincial.

De esta manera, queda demostrado una vez más que las estrategias sanitarias implementadas por el Estado provincial, en esta situación de pandemia, son equitativas y tienen como prioridad la salud y la vida del pueblo formoseño.

“Estoy feliz, muy feliz, ya estoy vacunada”, expresó una vecina de María Cristina. “Hoy es un día de doble festejo porque recibí la dosis y la enfermera que me la aplicó es mi hija”, dijo una madre orgullosa.

Si bien, todas las jornadas son consideradas históricas, por la importancia que tiene en la lucha contra este virus, la de hoy, es sumamente destacable, porque esta región del territorio tiene a toda la comunidad nacida en 2003 hacia adelante, vacunada contra el COVID-19.