Compartir

Además, el 34% de los cuadros diagnosticados permanece activo, a diferencia de Clorinda que presenta sólo el 18% y Juárez, el 0,1%.

El médico epidemiólogo, Mario Romero Bruno, explicó la decisión sanitaria de que la Ciudad de Formosa regrese al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y expuso los factores que son claves para “demoler” la curva de contagios.

En primer lugar, el especialista indicó que la ciudad capital de Formosa es la más poblada de la provincia, con aproximadamente 250 mil habitantes, lo que expone a una mayor cantidad de personas a contraer el virus, por lo que las decisiones sanitarias tomadas apuntan “a proteger la salud y la vida de todos los formoseños”.

“Si no hubiéramos tomado decisiones correctas tendríamos una cantidad de muertos de 115 casos cada cien mil habitantes en Argentina, versus lo que tenemos nosotros que son 2.9 por cada cien mil, esto demuestra que evitamos cientos de muertes”, sostuvo.

En ese marco, el profesional expuso los números de casos detectados a diario en los últimos 14 días: “El 18 de febrero, siete casos, luego bajaron a uno, el día siguiente cero, luego cuatro, dos, cero y desde el día 26 de febrero, estamos hablando de los últimos seis días, se fue a seis, después cinco”.

Y aclaró: “Ya no volvió a bajar desde el día 27, al contrario, el 28 fueron 12; el 1 de marzo, nueve; el 2, diez; el 3, 17; los últimos cinco días se detectaron 50 casos nuevos en ciudad capital”.

Además, de los 228 casos diagnosticados en la Ciudad de Formosa, el 34% está activo, a diferencia de Ingeniero Juárez que, de 257, sólo uno permanece activo, es decir, el 0,1%; y de Clorinda, que tiene el 18% de casos de coronavirus activos, es decir, “que capital hoy es el lugar más preocupante por la cantidad de habitantes, por la situación contextual, por el relajamiento que tuvimos entre todos”.

“Lo que vemos hoy es una foto de lo que pasó 14 días atrás, en la transmisión y el contagio, es esperable de que también tengamos casos más graves: dos pacientes de capital hoy tienen asistencia respiratoria mecánica, que no teníamos hace una semana atrás, esto es reciente; y es de esperar que sigan apareciendo más casos y más casos graves y ojalá no lamentemos el fallecimiento de nadie”, manifestó Romero Bruno.

En esa línea, el médico problematizó la cuestión de si la decisión es aplanar la curva de contagios o demolerla y que no haya más contagios; y argumentó: “Hay medidas que son más flexibles, que va a restringir algunas actividades, vamos a disminuir los casos, pero seguirán apareciendo, va a haber otro brote, rebrote y más casos y así vamos a ir teniendo no solo consecuencias en la salud de la comunidad sino también en el sistema de salud”.

Y aseveró: “El sistema de salud formoseño está preparado en toda su extensión, pero lógicamente una cantidad de casos que se multiplican con rapidez como este virus, puede hacer que se sature, ocurre en cualquier lugar”.

También Romero Bruno recordó que “tenemos la experiencia reciente” de las restricciones del mes de enero y cómo se logró disminuir la cantidad de casos, incluso en Ingeniero Juárez, donde se volvió a Fase 1, actualmente hay un solo caso activo y no fueron detectados más en los últimos tiempos.

“Si tomamos las medidas conscientemente es de esperar que los resultados sean buenos, y en los próximos días, una vez que demolamos la curva, que aplastemos la curva, que no haya transmisión de casos, volvamos a recuperar las actividades que queremos”, anticipó.

Por último, el agente de salud, aseguró que estas medidas sanitarias son “las que cuidan la salud y la vida de los formoseños” y que es el compromiso de un Estado presente en todo momento y de la participación y conciencia de la gran mayoría de los formoseños, porque “gracias a ello tuvimos estos resultados y esperamos ver los frutos también próximamente”.

“Sabemos que en toda persona hay dos componentes básicos: el lado egoísta que todos lo tenemos, pero también el altruista y solidario; y este es el momento de sacar la mejor versión nuestra, para pensar que nuestras acciones, entendimiento y compromiso, puede hacer que salvemos la vida de otras personas”, concluyó.