Compartir

Un taller teórico-práctico sobre reanimación cardiopulmonar (RCP) básica se realizó en la EPEP 52 de Villa Escolar, del cual participaron los escolares, docentes, directivos y padres de la comunidad educativa.

El mismo fue realizado con el propósito de informar e instruir a los participantes sobre este tipo de maniobras que ayudan a salvar vidas en situaciones de urgencia. “Son fáciles y pueden ser realizadas por cualquier persona que tenga la habilidad de aplicarlas en el momento necesario y que aumenta notoriamente las posibilidades de sobrevida de alguien que por ejemplo sufre un infarto”, explicaron los referentes de la charla.

Las exposiciones estuvieron a cargo de especialistas, quienes acompañaron las enseñanzas teóricas con la práctica,  charlando y haciendo participar a los niños,  evacuando dudas, con la ayuda de muñecos y materiales audiviosuales que posibilitaron una jornada más didáctica como se destina habitualmente a los niños.

 

Estar preparados para salvar vidas

 

En la oportunidad, los profesionales aseguraron que la reanimación cardiopulmonar efectiva aumenta entre 2 y 3 veces la posibilidad de sobrevida de una víctima de paro cardiorespiratorio y puede ser realizada por la persona que se encuentra circunstancialmente más cerca.

Al respecto agregaron que “por ello es importante que cualquier miembro de la comunidad debe estar preparada para llevar a cabo dichas maniobras de manera eficaz, teniendo en cuenta que cualquiera de nosotros pasa mucho tiempo del día en ambientes como trabajo, escuelas, e inclusive en la vía pública, sin dejar afuera nuestra propia casa; por lo tanto, todos, en alguno de estos espacios podemos enfrentarnos a esta situación. Con estas herramientas y conocimientos que son fáciles de aprender tenemos mayor posibilidades de que propiciar primeros auxilios a una persona, lo cual podría salvarle vida”.

 

Técnicas

 

Las técnicas actuales de RCP básicas se han simplificado a través del tiempo. Actualmente pueden ser aplicadas por cualquier persona luego de recibir este tipo de capacitaciones muy sencillas, que no requieren habilidades especiales previas, sino tan solo el interés en su aprendizaje.

“Enseñar maniobras básicas de RCP tiene un efecto cascada y los niños especialmente son muy buenos multiplicadores de información”, señalaron los expertos.  Y añadieron que ellos van a sus casas y lo comparten con su familia, amiguitos, vecinos.