Entregaron equipos para inmunohematología en el Hospital Central y en el Hospital de la Madre y el Niño

Compartir

Accionar que ya tiene planificado continuar en los nosocomios ubicados a lo largo y ancho del territorio, que cuentan con postas transfusionales.

El Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, el Centro Provincial de Hemoterapia y el Programa Provincial Sangre Segura, inició la entrega de equipamientos a distintas unidades transfusionales de los hospitales, tanto de capital como del interior, a fin de optimizar  las áreas y los procedimientos de inmunohematología, en los pacientes que requieren transfusiones de sangre.

En esta oportunidad, la provisión fue concretada en el Hospital Central y en el Hospital de la Madre y el Niño, según lo informó la responsable del Centro Provincial de Hemoterapia, la bioquímica Griselada Salinas, quien comentó además, que esto fue acompañado por la capacitación del personal de los servicios transfusionales de cada uno de los nosocomios, en cuanto al manejo de los equipos.

Se trató de la entrega de centrífugas, incubadoras y pipetas automáticas, destinadas al trabajo con tarjetas, para la aplicación de métodos semi atuomatizados, que tienen por finalidad mejorar la efectividad y la calidad de las transfusiones que llevan a cabo los servicios “brindando rapidez y mayor seguridad transfusional para los pacientes”, indicó Salinas.

Explicó al respecto que, si bien las unidades de sangre ya vienen con la oportuna calificación biológica, en la que se extreman los cuidados en los estudios, “con estos métodos se completa el siguiente paso, que se hace luego de esos primeros estudios, cuando esa unidad de sangre, analizada y estudiada, ya debe llegar al paciente”.

Aseguró que por medio de la implementación de esa técnica “logramos que la unidad que será transfundida sea aún más segura, siempre buscando el bienestar del paciente que va recibirla, compatibilizada y transfundida”.

Puso de relieve más adelante, que el Centro Provincial de Hemoterapia, cuenta ya con dichos equipos, que son utilizados para llevar adelante las extracciones a los donantes de sangre.

Pero el objetivo de estas entregas es que los hospitales con postas transfusionales, ubicados en diferentes puntos de la provincia “tengan también la posibilidad de realizar mediante estos métodos semi automatizados, por ejemplo, los grupos sanguíneos de cada paciente que debe ser transfundido y de poder determinar las compatibilidades de cada unidad de sangre que debe ser transfundida”.

Precisó por último, que los equipos que aplican el método de tarjetas “aumentan la sensibilidad y la identificación” y que al mismo tiempo, disminuyen el margen de error “que apunta a reducir los efectos adversos que pueden, eventualmente, presentar los pacientes que reciben una unidad de sangre que transfunde”.