Entregaron un diploma de reconocimiento a la mamá de Lucy, piranense desaparecida durante el Proceso Militar

Compartir

En el marco del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, en la localidad de Pirané se desarrolló una jornada de reflexión con estudiantes secundarios, en donde se le realizó un reconocimiento a la madre de Gladys Lucía Gómez, una formoseña desaparecida durante la última dictadura militar.

Todos los 24 de marzo, en la Argentina se conmemora este día en recuerdo al golpe de Estado de 1976, debido a que se busca generar memoria y conciencia colectiva para que los golpes de Estado y las violaciones de derechos humanos no se repitan «nunca más» y sus autores sean enjuiciados y castigados.

En este contexto, en el año 2021, el presidente Alberto Fernández, en un acto virtual debido a la pandemia, llevó a cabo una ceremonia de reconocimiento y homenaje por los 45 años de lucha en la defensa de los derechos humanos, en donde entregó el premio “Juana Azurduy” a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Éste fue otorgado a Sara Monzón, la madre de Lucy, cuyos restos fueron encontrados y enviados a Pirané en el año 2011.

Debido a ello, este lunes 21, la doctora Silvina Aráuz, subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, hizo entrega de manera presencial el diploma de reconocimiento a Sarita, manifestando que “fue una jornada muy emocionante”.

Al respecto, según datos recabados por AGENFOR, la funcionaria recordó que “el homenaje a nivel nacional fue para 70 mujeres y desde la provincia se propuso a Sara Monzón”.

“Ahora se pudo hacer la entrega material del diploma y fue muy emotiva, ya que la madre de Lucy, con sus 89 años, estuvo presente”, agregó.

Además, sostuvo que “es un ejemplo de lucha, de coraje y de amor hacia su hija”, insistiendo que la jornada “realmente nos emocionó a todos”.

Por otra parte, el intendente de Pirané, Mario Diakovsky, coincidió con la subsecretaria Arauz al esbozar que “sin duda alguna fue una ceremonia conmovedora”.

“Nos caló profundo lo que sucedió en esta época de la historia negra de la Argentina”, lamentó y añadió: “No hay nada oculto que no llegue a saberse, ni nada que no haya de ser manifestado».

“Todo va a salir a la luz y van a continuar  apareciendo las personas que fueron asesinadas y que dejaron una herida muy profunda en el alma y en el corazón de los padres y los familiares”, cerró.