Equipos de salud visitan cada semana parajes de la zona oeste para atender a la salud de sus pobladores

Compartir

Entre las actividades, principalmente promueven la buena salud integral y la prevención de enfermedades a través de consejería y completas atenciones.

En los parajes Quebrachito y Nueva Esperanza, asentados en la zona oeste de la provincia,  a pocos kilómetros de la comunidad La Rinconada, se llevó adelante un nuevo operativo integral, destinado a controlar la salud de personas de todas las edades que viven en ambos lugares.

Para ello, un equipo del centro de salud de la mencionada comunidad, visitó los parajes para ofrecer a los niños, adultos y embarazadas, una amplia jornada de atenciones y otras prestaciones que, una vez más, tuvieron como propósito promover la buena salud y prevenir enfermedades.

En este marco, fueron concretadas atenciones médicas, controles obstétricos, y de enfermería. Además, sumaron la entrega gratuita de cajas de leche para niños y embarazadas, y la provisión de los medicamentos recetados para cada uno de los tratamientos.

En el caso de los más chiquitos,accedieron a variadas consultas, entre las que se cumplimentó el control del niño sano, con mediciones antropométricas -peso y altura-, revisión del estado nutricional, evaluaciones de vista, oído y de la piel, complementados con exámenes neuromotrices.

Asimismo, se efectuó la atención a los niños con enfermedades crónicas, teniendo en cuenta que son los que necesitan “exámenes más específicos” debido a su diagnóstico, según explicaron desde el equipo de salud.

Comentaron en relación a ello, que es “fundamental” controlar periódicamente la salud de los niños, aunque a simple vista no manifiesten síntomas de alguna  patología, asegurando que es una tarea programada, que se hace de forma regular “para constatar el buen crecimiento y desarrollo de los pequeños”, dejando al mismo tiempo asentado los factores de riesgo o problemas detectados “para darles el tratamiento y  seguimiento correspondiente”.

Pacientes mayores

Los profesionales ofrecieron también atenciones a las personas adultas, que abarcaron: controles clínicos generales, peso, signos vitales, presión arterial, medición de glucosa en sangre y otros.

“Apuntamos a detectar factores de riesgo y sobre todo, las enfermedades crónicas no transmisibles, como diabetes, hipertensión y otras de esta índole, que cuando más temprano se detectan y se tratan, son menos perjudiciales para la salud en general y hay menos posibilidades que evolucionen en otras patologías más complejas, que pueden ser graves”, describieron.