“Es imperioso que la Corte resuelva” el expediente de apelación de grupo monopólico en telecomunicaciones

Compartir

Desde el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) se autorizó mediante la Resolución N° 725/2022 un aumento de hasta 9,5% en mayo y en julio próximos para todas las empresas de telecomunicaciones que incluyen televisión, telefonía fija, móvil e Internet.

En una entrevista con AGENFOR, la titular de la Delegación Formosa del Enacom, la abogada Silvina Jouliá, al abordar este tema, explicó que “ante este nuevo aumento, en realidad hay algunas empresas que ya hace más de un año están con una postura en contra de las decisiones adoptadas por el Gobierno Nacional”.

Puntualmente hizo referencia al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 690/2020 que en materia de comunicación audiovisual y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’s) los declara como “servicios públicos esenciales”.

Sobre dicho instrumento legal que fuera dictado por el Estado Nacional en plena pandemia en el 2020, afirmó: “El coronavirus desnudó que el estar comunicados e informados resultan una necesidad básica para la población en consecuencia deben estar regulados por el Estado”.

Sin embargo, frente a la normativa reprobó Jouliá la actitud desafiante “del gran monopolio que tenemos en Argentina que decide no acatarlo, rompiendo con el acuerdo que se había alcanzado con todas las empresas en esta materia y yendo a la Justicia”.

Por ello, cuestionó severamente el papel de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ya que en el máximo tribunal argentino “se encuentra durmiendo el expediente” de apelación presentado por el grupo monopólico, “y las víctimas en esto son los 40 millones de habitantes”, condenó.

“La ciudadanía no puede estar atrapada por una Corte Suprema que decide no resolver sobre una cuestión tan importante”, argumentó muy molesta.

En cambio, diferenció que empresas más chicas que no tienen este poderío, han acatado lo dispuesto. Puso como ejemplo de ello a las cooperativas del interior de Formosa “que tienen telefonía, cable o Internet y aceptan la regulación del Estado en sus tarifas”.

E insistió en remarcar que “es imperioso que la CSJN resuelva si está a favor de la empresa monopólica o del pueblo argentino”, porque agregó: “Hoy la Corte está entre la espada y la pared, ya que a esta empresa en particular siempre la ha beneficiado con sus fallos”.

A su vez, acotó que se han presentado numerosos planteos amparándose en el DNU mencionado por parte de usuarios. Son reclamos individuales que también “están a la espera” de lo que se revuelva en el máximo tribunal de la justicia argentina.

Y no dejó de mencionar que el propio Enacom ha tomado cartas en el asunto y “ha hecho denuncias y sancionado a todas aquellas empresas que incumplieron el acuerdo” al que hacía referencia, pero que finalmente “si la Justicia no funciona, por más que quiera el Estado está atado de manos, ante una situación que se viene prolongando mucho en el tiempo”, reflexionó.