Compartir

Profesionales kinesiólogos, dependientes del Ministerio de Desarrollo Humano provincial, concretaron una serie de charlas destinadas a escolares del segundo ciclo del nivel primario, a quienes enseñaron hábitos saludables generales como la importancia de adoptemos posturas correctas diariamente, entre otros tantos puntos.

Los talleres formativos estuvieron a cargo de equipos multidisciplinarios de salud que apuntan a difundir en los niños conductas sanas que fomenten una vida más saludable.

De este modo, profesionales del centro de salud del barrio Nueva Formosa realizó una charla en la escuela en la EPEP 545 del mismo barrio, para los niños de 4to, 5to y 6to grado turno mañana y tarde con el objetivo de concientizar sobre la importancia de poner en práctica múltiples hábitos saludables, como por ejemplo las posturas correctas al sentarse o la pararse y los beneficios de estas buenas conductas.

Temas abordados

Durante la jornada los temas que se abordaron fueron: la importancia de realizar actividad física diaria, se les brindó una serie de pautas para no adquirir posturas viciosas que, a corto o largo plazo, puedan dañar el sistema musco-esquelético.

En el transcurso de estos encuentros, el equipo interviniente refirió que “la mala postura diaria de nuestra espalda, y cuerpo en general, puede causar dolores de espalda y de cuello, entre otros dolores, pero que si lo corregimos a tiempo podemos evitar muchos problemas corporales, por eso es necesario que los chicos sepan a qué se pueden cambiar estos malos hábitos y corregirlos a tiempo”.

Explicaron al mismo tiempo que prácticas como  la mala manera de sentarnos durante mucho tiempo, estar frente a la computadora varias horas, llevar la mochila de forma incorrecta, cargar otros objetos pesados como así también dormir incorrectamente, son factores que originan malas posturas que se hacen hábitos y que dañan la salud.

Algunas de las recomendaciones brindadas para modificar esos malos hábitos fueron: mantener el cuerpo alineado mientras se está sentado y de pie, levantarse  y moverse a menudo “es decir no permanecer ni sentado, ni parado durante varias horas de corrido”; mantener una rutina de ejercicios físicos periódicos y sostenidos en el tiempo; evitar la carga de objetos con mucho peso, por ejemplo la mochila “o cargarla distribuyendo el peso proporcionalmente”; usar calzados cómodos y  acudir a la consulta médica si “tenemos  dolores musculares o articulares persistentes”.