Compartir

Niños de la escuela primaria del barrio Namqom participaron de una charla que tuvo por objetivo promover la salud bucal desde los primero años de vida como uno de los eslabones fundamentales en el cuidado de la salud integral de las personas.

La misma estuvo a cargo del servicio de odontología del centro de salud del barrio, que además contó con la colaboración de otros  profesionales y agentes (nutricionistas, enfermeros y promotores sanitarios), que conforman el  equipo que trabaja diariamente velando por la salud de esta comunidad originaria de nuestra ciudad capital.

Junto a padres, docentes y directivos, los escolares recibieron una completa información acerca de cómo mantener sanos los dientes y las demás partes que componen la cavidad bucal.

Los odontólogos del equipo hicieron hincapié en “cumplir cada día con medidas sencillas que contribuyen a tener la boca y los dientes sanos”. En este marco, apuntaron principalmente a “consumir alimentos sanos” con nutrientes indispensables para el buen crecimiento y desarrollo en general “y sobre todo para los dientes”. Al mismo tiempo, enfatizaron  sobre la higiene bucal.

“Es fundamental que desde una edad temprana sepamos cómo cuidar esta parte de nuestro cuerpo. Los niños son los destinatarios más importantes para difundir estos mensajes y concientizarlos en esta etapa de hábitos saludables y medidas que aporten a su  salud integral”, comentaron los organizadores, que además en estos días están dando inicio a la semana de salud bucodental que se celebra cada año en la primera semana de octubre.

Entre los temas abordados se hizo hincapié en: composición de la boca, las piezas dentarias y su crecimiento,  la necesidad de sostener el buen estado de la salud bucal. Técnicas correctas de cepillado “adecuadas a la edad del niño”, aplicación del flúor, explicando “para qué sirve y cómo ayuda al fortalecimiento de los dientes”. Cada punto fue  adaptado “para una mejor y mayor comprensión de los chicos”, aseguraron los profesionales.

A su vez, los niños interactuaron con el equipo expositor, a través de “una serie de disparadores que los hace pensar en sus hábitos, de tal manera que ellos mismos puedan darse cuenta de cuáles son las cosas que hacen bien y cuáles las que hacen mal y perjudican a su salud bucodental”. Esto permite que todos tomemos conciencia respecto a los hábitos beneficiosos”, remarcaron.

A las exposiciones teóricas de la jornada se sumaron demostraciones con láminas, títeres y maquetas; en tanto que a los niños les fueron entregados “materiales gráficos educativos y kits odontológicos con cepillitos y crema dental”, detallaron.

Sobre el final insistieron en visitar al dentista “al menos dos veces al año, como mínimo cada 6 meses” para hacer el control bucodental; y “practicar en familia los hábitos saludables porque los beneficios de estas prácticas, favorecen a la salud de todos”.