Compartir

Con casi medio siglo por cumplir, proporcionando un valioso servicio educativo a niños hospitalizados o restableciéndose por un largo tiempo en sus hogares,  la Escuela Hospitalaria “Juan Bautista Cáceres” mantiene su desandar solidario en el ala que funciona en el Hospital de la Madre y el Niño.

El ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, estuvo días atrás materializando el aporte de un equipo informático que recibió a partir de que el profesor Pablo Allende que forma parte de la institución represento a Formosa como “maestro del año” en el acto nacional  del último 11 de septiembre.

La directora Raquel Regis, dijo que la modalidad es en realidad “Domiciliaria y Hospitalaria”, cuyo principal objetivo es el cuidado de las trayectorias escolares de los alumnos que se encuentran bajo tratamiento. De esta manera se garantiza el derecho a la educación de los alumnos  en situación de enfermedad, para lo cual se trabaja en el reaseguro de que “no pierda días de clases y tenga garantizado su año escolar”.

La tarea de enseñar de esta manera tan especial está a cargo de quince personas entre docentes, equipos técnicos, asistente social, psicopedagoga, profesoras de la modalidad Especial y del primer y segundo ciclo del primario.

Se incluye el servicio a domicilio a los chicos, ya que se atiende tanto a los que no pueden asistir a la escuela por cursar una larga enfermedad internados o en sus casas en el proceso de recuperación.

“Dentro del hospital se trabaja en distintos talleres con los niños hospitalizados, incluso lo hacemos de manera conjunta con el nosocomio en materia de educación sexual integral, higiene bucal y desarrollo de proyectos como en a principios de noviembre que tuvimos la semana del niño hospitalizado”, expone Regis.

Explica que “tratamos de trabajar como una escuela primaria tradicional, se planifican las tareas y todo se desarrolla como una institución, más allá de que la tarea tenga sus particularidades. Es un servicio que nos da mucho placer y lo hacemos con todo el amor”.

La escuela está cumpliendo 48 años de funcionar en este predio del HMyN, expone la directora, indicando que “trabajamos con los niños no solo en la faceta pedagógica, sino con la familia de cada uno de ellos”.

En la labor se incluye a los niños con capacidades especiales, tanto en el contexto de sala como en el domicilio donde colabora la responsable del departamento de Educación Especial, la licenciada María de los Ángeles Romero.

“El apoyo de la conducción ministerial es fundamental, sobre todo a mantener contacto con las escuelas de orígenes de cada uno de los chicos. Por ejemplo tenemos 17 alumnos que atendemos en sus domicilios y se trata de que no pierdan el vinculo con sus instituciones a la que regresaran al recuperarse”, destaca finalmente.