Compartir

Profesionales en dermatología, remarcan la importancia de protegernos de manera especial en este periodo del año, teniendo en cuenta los efectos nocivos de los rayos ultravioletas.

Formosa está geográficamente ubicada en una zona en la que los rayos solares inciden fuertemente, situación que comienza a acentuarse sobre todo en esta época del año, ante la inminente llegada del verano.

Los especialistas indican que, frente a ello, debemos tomar una especial precaución a la exposición de la piel a los rayos del sol, teniendo en cuenta que los ultravioletas están asociados a lesiones y al desarrollo del cáncer de piel.

Desde el consultorio de dermatología del hospital distrital 8, ubicado en el circuito cinco de la ciudad, recordaron que el cáncer de piel es un tejido que nace en la piel y no tiene ninguna función, pero tiene la capacidad de invadir a la misma piel o a otras partes del cuerpo, que pueden ser órganos o tejidos, de manera cercana (por contigüidad) o a distancia (por metástasis).

Señalaron que hay tres factores a tener en cuenta para el desarrollo de este tipo de cáncer: la predisposición genética, el tipo de piel (fototipo) y la exposición a los rayos solares, “sobre todo cuando llega a lastimar la piel, provocando enrojecimiento, ampollas, descamación”. Si esto sucede antes de los 15 años, el riesgo es mayor “y es más probable que esa persona, en la edad adulta, presente cáncer de piel ya que los rayos ultravioletas son acumulativos con el paso del tiempo”.

Indicaron, asimismo, que otro factor predisponente es el uso de camas solares. “Son inclusive causantes de más cáncer de piel que la exposición a los rayos del sol y deberían estar prohibidas. Por eso, la recomendación es no exponerse al uso de estos equipos”, subrayaron.

Cuidados

Recalcaron que lo principal a tener en cuenta en cuanto a la exposición solar “son los horarios”. En nuestra zona “debemos evitarlo entre las 10 y las 17 horas”. En tanto, propusieron que en el caso de personas que por su trabajo o actividad no pueden evitar hacerlo en esta franja horaria, “lo fundamental es la protección”.

Las cremas protectoras solares deben ser “como mínimo de factor 30”, remarcaron, consignado que “los de filtro protector menor, directamente no sirven”. Detallaron que deben ser colocadas al menos una hora antes de la exposición, “para asegurar que la piel absorba y realmente proteja”. Para ingresar al agua “lo mismo, una hora antes”. Si se va estar al aire libre “debe renovarse cada dos horas y más aún para estar en el agua, porque se lava más rápido”. 

Ampliaron, más adelante, que también es importante protegerse mediante el uso de sombrero de alas anchas, anteojos de sol adecuados, más ropas de mangas y botamangas largas, preferentemente de colores claros, y calzados. “Cuanto más cubierta está la piel, menor es el riesgo de lesiones causadas por los rayos ultravioletas”.

“Debemos tener en cuenta que los ojos y el cuero cabelludo pueden ser igualmente dañados, como otras partes del cuerpo. Quienes tienen alopecia, es decir, no tienen cabello, deben protegerse especialmente la cabeza con protector solar, gorros o sombreros. También los que andan en bicicleta o moto, o trabajan en albañilería o en otras tareas al aire libre, en los horarios más perjudiciales por los efectos del sol, deben usar guantes para resguardar las manos”, concluyeron.