Compartir

Con respecto a los antecedentes de la paciente,la odontóloga Patricia Décima, cirujana maxilofacial, contó que Luanaestá en tratamiento desde los 3 meses de edad. “Nació en el sanatorio Formosa, fue traslada a neonatología de una clínica privada de esta ciudad, pero cuando fue dada de alta los padres la trajeron hasta el hospital odontológico por recomendaciones donde actualmente es atendida”, inició.

“Nosotros tenemos un equipo multidisciplinario el cual está conformado por cirujanos maxilofaciales, ortodoncistas, fonoaudiólogos, nutricionistas, psicólogos. Desde el primer momento que Luana Ingreso a nuestro servicio tuvo la contención de todos los profesionales que forman el equipo”, resaltó.

Por su parte la odontóloga Belén Feu, del servicio de ortodoncia, explicó que desde el primer momento que la recibieron empezaron a actuar con placas. “También Luana tiene un problema donde no coordina la succión con la deglución, por lo tanto, este tratamiento de ortopedia que vamos haciendo con el cambio de placas se hizo un poco complejo”, dijo.

“De todas maneras, seguimos adelante, hacíamos los cambios una vez al mes. Aproximadamente a los 8 meses se le practicó el cierre de labios y posteriormente se le pudo realizar la cirugía de cierre de paladar. Con este tratamiento que hacemos, de cambio de placas ortopedias mensuales, ayudamos a mejorar el pronóstico de su cirugía”, expresó.

Por último, el odontólogo Matías Echeverría, cirujano maxilofacial, agregó que cuando recibieron a la paciente tenía unafisura completa labio alveolo palatina, la ingresamos en plan quirúrgico en el Hospital de Alta Complejidad, el primer tratamiento que se hizo fue la rinoplastia, que le realizamos a los 7 meses de edad.

“Al año y dos meses se le realizó otro tratamiento en el cual utilizamos una técnica que estamos desarrollando en el hospital con la utilización de células tomadas de la medula ósea, la cual nos está dando buenos resultados. Los controles fueron muy favorables y continuamos con ellos hasta la próxima cirugía para la cual aún falta un tiempo”, alentó el especialista.

Acceso gratuito a costoso dispositivo auditivo

En ese marco, el ministro José Luis Décima, les entregó a los padres un costoso dispositivo auditivo que permitirá que la pequeña Luana pueda escuchar por primera vez.

Sin dudas fue un momento con gran carga emotiva que quedará grabado en la mente y en los corazones de sus padres y de la niña.

De acuerdo a lo que expresaron, los procedimientos quirúrgicos y la entrega de ese costoso dispositivo auditivo, denominado vincha, le cambiarán la calidad de vida y le abre las puertas a un futuro mejor.

Marcelo Sapena y Romina Pissio son los padres de Luana. La familia vive en el barrio La Nueva Formosa, por recomendaciones llegaron al Hospital Odontológico.

“Estamos muy felices y agradecidos por este beneficio que hemos recibido, ya que era muy importante para ella, se trata de un dispositivo auditivo que para nosotros era imposible alcanzar. Pero gracias al equipo profesional que nos atienden en el Hospital Odontológico de Complejidad Integrada, y en el Hospital de Alta Complejidad y al ministro el Dr. José Luis Decima, ha sido muy bien atendida muy bien asistida y hoy con mucha alegría recibimos este procesador auditivo”, relató el padre de la niña.

Recordaron que su hija nació con varias complicaciones: labio leporino e hipoacusia. “Tuvo varias internaciones y no había respuestas, hasta que por recomendaciones llegamos al Hospital odontológico. Al ingresar la vieron varios Dres. Entre ellos la Dra. Patricia Decima y el Dr. Matías Echeverría quienes llegaron al diagnóstico certero”, contó la madre.

Inicio de un largo camino

Más allá de las dificultades, los padres de Luana cargaron con entereza la responsabilidad del tratamiento que debía realizar la pequeña, sin embargo, sus mayores pesares pasaban por la dificultad de acceder al dispositivo que su niña necesitaba para escuchar.

“Se le realizaron muchísimos estudios y fue todo muy rápido, la operaron y hace dos meses que mi niña recién puede comer sólidos, siempre la alimentábamos cada 3 horas por una sonda, solamente con leche, así que acá estamos felices y sumamente agradecidos ya que en forma particular no habríamos podido realizar nada por lo costoso del tratamiento y del dispositivo. El ministro nos facilitó todo apenas tomo conocimiento del caso”, describieron.

“Hoy gracias a Dios, al ministro y los doctores se nos hizo entrega de este dispositivo, este procesador auditivo para nuestra niña, sabemos que está valuado en dólares, ya que es importado. El dispositivo se llama vincha, con ella la paciente tiene la posibilidad de escuchar y continuar con su tratamiento”, explicaron.

“Para nosotros hubiera sido imposible poder adquirirlo. Su obra social no se hizo cargo, pero por gracias de Dios hoy estamos aquí con respuestas y con nuestra niña con una expectativa de vida normal, dentro de su discapacidad. Agradecemos al equipo médico, al ministro por la atención integral, completa y humana. Ya no hay palabras para decir gracias, estamos emocionados”, concluyeron.