Exponen el atípico año con lluvias que superan por lejos la media en el oeste

Compartir

La Estación Experimental INTA Ingeniero Juárez informó sobre las distintas actividades que está llevando adelante en el centro tecnológico, y en ese marco es que fue expuesto el atípico año con lluvias muy superiores al promedio en la zona, más del doble en estos casi seis primeros meses del año.

Esto fue uno de los datos informados en el marco de la jornada sobre forrajeras para el centro-oeste formoseño con alrededor de ochenta asistentes de la zona incluyendo de la provincia de Salta.

El ingeniero agrónomo Juan Pinto y el equipo técnico tuvieron a su cargo la jornada, resaltando el “año atípico para la zona con abundantes lluvias”. Fue señalado que en Ingeniero Juárez el promedio histórico de lluvias del primer semestre es de 391 milímetros y, hoy a mediados de junio se registraron 873 milímetros con lluvias y lloviznas persistentes desde hace casi dos meses”.

Advierten que este escenario climático  “hizo intransitables los caminos rurales, con muchas dificultades en el manejo y movimientos de hacienda”, sin embargo señalaron lo “positivo e importante es que los campos naturales y pasturas están con gran oferta en pasto, las aguadas están llenas y las en buen estado, mejor preparadas para pasar el invierno. Esto demuestra que la zona, teniendo reservas de agua en distintas formas, tiene excelente potencial productivo”.

Pasturas

En el marco de la misma jornada, fue expuesto acerca de los resultados de lo que se viene probando y midiendo en los lotes y jardín de pasturas de la experimental, con variadas especies como: Gatton; Brachiarias, Grama, Buffel; Urocloas; Tanzanias  y nuevas forrajeras adaptadas al comportamiento del clima del semiárido formoseño”.

Como novedades; la implantación de algarrobos de dos años con mayor potencial en la producción de chauchas; Leucaenas sobre rastrojos de sorgos forrajeros; a su vez distintas líneas de sorgos forrajeros y graníferos.

Asimismo, se explico que la tuna forrajera está planteada como una alternativa para los pequeños y medianos productores y para la mayoría de los años secos, pues un consumo aproximado de por ejemplo de 60 kilos diarios abastece de 50 litros de agua y energía necesarios que requiere el animal, faltándole la proteína (leucaenas) y fibras del campo natural. Una hectárea de tuna puede brindar entre 150 a 240 toneladas por hectárea de producción promedio en un sistema intensivo (Cedeva Laguna Yema- INTA Juárez).

También fue significado que el INTA con sus programas de intervención acompañara y fortalecerá la “fuerte inversión en pasturas y reservas que realizan los productores con ayuda del gobierno provincial, a través de capacitaciones, enseñando y mostrando cómo hacer nuevas y mejores reservas forrajeras, con fuerte hincapié en el manejo y aprovechamiento de los mismos ya que es un valioso recurso que mal manejado dura poco tiempo”.