Compartir

Dentro de las evaluaciones de fin de año que realizo la Defensoría del Pueblo, su titular, Jose Gialluca, dijo que “estamos en deuda con los jubilados, pensionados, beneficiarios de planes sociales, y otros por el excesivo y monstruoso tiempo que deben estar en los distintos bancos de nuestra ciudad y también de Clorinda para que se les pague sus sueldos o asignaciones”.

El Ombudsman Provincial señalo que “trabajamos en una ordenanza que fije como en otros lugares determinado tiempo de espera y se apliquen en su defecto sanciones a todos los lugares de atención masiva, puntualmente bancos, oficinas de atención al público como ANSES, Rentas, Centros de Cobro y de Pago, que son donde se junta más gente y la espera es más tediosa”.

El Defensor mantuvo estos días conversaciones con distintos gerentes de entidades bancarias de nuestro medio y todos son contestes en que falta una campaña masiva de concientización sobre el uso de las tarjetas de débito para adquirir bienes y pagar servicios a través de posnet , en diferentes rubros de nuestra ciudad, como así también, de que no se respetan los distintos instructivos que se fijan en los frentes de las entidades o se publican en los medios, ya que los bancos van fraccionando los días de pago según grupos de clientes a quienes deben  pagar.

El funcionario afirmo que entendemos estas explicaciones, pero para nosotros no son suficientes, y más allá de la letra fría de una Ordenanza o Ley, buscaremos los medios para terminar con el dolor de cabeza de quienes deben ir al banco o a otro lugar a cobrar o pagar impuestos. En cuanto a las prioridades para  las embarazadas, los discapacitados y los adultos mayores, es fundamental que se cumpla y que puedan acceder a los sanitarios de manera gratuita aguardando su turno y que no soporten más las condiciones climáticas extremas, como lluvia, frío o calor agobiantes, por hacer cola afuera de cada establecimiento. Tampoco debe en este tema, “primar la viveza criolla, puesto que un gerente nos manifestaba que ellos dan prioridad a las mujeres embarazadas, o con hijos, pero que les ha sucedido en la práctica que ha habido días en que casi todas las personas aparecieron con bebes o menores y allí se desnaturaliza cualquier tipo de iniciativa con buenas intenciones.

“No obstante todo ello, los bancos también deben abordar la temática, pues hemos relevado las filas y desde el día anterior a las 17 horas ya existen jubilados, adultos mayores, sentados en silletas y a la intemperie, esperando que se haga el otro día para poder ingresar a cobrar y a pesar de que se les reparte números, nadie se quiere ir a su casa, “puesto que manifiestan que si vuelven a las 6 de la mañana ya no se respeta nada y no quieren pasar malos momentos por eso prefieren esperar”, afirmo.

Por último el Ombudsman dijo que “no estamos respetando la Constitución Nacional cuyo artículo 42 prevé la atención y el trato digno del usuario y tampoco la Ley de Defensa del Consumidor cuyo artículo 8 bis contempla esta situación  y por ello esta es una materia pendiente pues nuestros abuelos o personas discapacitadas o embarazas o cualquier ciudadano debe dejar de ir un día antes para que le presten un servicio, pues es realmente indigno lo que se está haciendo y la solución podrá estar en más cajeros humanos, electrónicos, en ampliar los montos que se pueden extraer por cada operación, o en poner en funcionamiento lugares físicos, con personas jóvenes y capacitadas que den respuesta a una ciudad de más de 250 mil habitantes”.