Compartir

El Vicegobernador de Formosa, Floro Eleuterio Bogado, falleció este martes a las 19,30 luego de permanecer esta semana internado por una enfermedad agravada en los últimos días.

Bogado, nacido el 20 de febrero de 1939, a los 78 años nos deja un gran político y un ser humano excepcional.

Gobernador constitucional de la provincia de Formosa entre 1983 y 1987, al retomarse el proceso democrático en el país,  embajador extraordinario y plenipotenciario de nuestro país ante la república del Paraguay, y desde 1995 vicegobernador.

Había desarrollado una extensa carrera política que lo llevó a ser electo en las urnas como diputado nacional por el Partido Justicialista, ocupando desde siempre los más altos cargos partidarios.

Fue el primer Juez de Trabajo y Seguridad Social Letrado en Primera Instancia del Poder Judicial en Formosa, y Juez de Paz de Mayor Cuantía.

Desde el Poder Ejecutivo Provincial se hizo público el profundo pesar por la desaparición física de quien además de vicegobernador ocupaba la presidencia nata de la Cámara de Diputados. Se lo definió como “un militante leal y comprometido con la causa nacional y popular, hacedor infatigable, un excelente compañero, una gran persona y de interminable amor por su pueblo, especialmente por las comunidades aborígenes”.

Autor de la Ley Integral del Aborigen 426 en el año 1984 donde también participaron representantes de las distintas etnias (Toba, Pilagá y Wichi). Incluso tuvo un rol protagónico como constituyente en la asamblea que reformo la Carta Magna en el año 1994, y muchas de sus iniciativas fueron incluidas dentro de las leyes aun vigentes que reconocen derechos y reivindicaciones de los pueblos originarios del país.

Escuelas de la ciudad de Formosa lo tuvo como alumno y formándose en su niñez y adolescencia, además en el colegio San Carlos de San Lorenzo, Santa Fe. Egresó de la Escuela Normal Superior “República del Paragua” con el título de maestro. Continuó sus estudios superiores en las Universidades de Buenos Aires, Córdoba y la del Litoral. Ejerció funciones de alto nivel dentro del Partido Justicialista provincial y nacional, ocupando en nuestros días la presidencia alterna.

Al final de su mandato como gobernador, fue elegido diputado nacional. Fue nombrado embajador de Argentina en Paraguay en 1989, regresando en 1991. Fue Convencional Constituyente en la reforma de la Constitución de la Nación Argentina de 1994. Desde el año 1995 a nuestros días ocupaba el cargo de vicegobernador.

Con su esposa, la Dra. Adriana Raquel Bortolozzi (ex senadora nacional por Formosa) tuvieron dos hijos: Adrián Floro (abogado), actualmente diputado provincial, y Víctor Domingo Floro, quien falleció en el año 2000 a los 22 años de edad.