Fernández Patri: “El proyecto de moratoria previsional facilitará la jubilación de 740 mil trabajadores”

Compartir

Las comisiones de Previsión Social y Presupuesto y Hacienda recibieron a profesionales previsionalistas, representantes y organismos previsionales y económicos para informar a los diputados integrantes sobre el proyecto de moratoria previsional.

En ese marco el diputado nacional Ramiro Fernández Patri señaló que este proyecto es una herramienta temporal para beneficiar a más de 740 mil trabajadores que no pueden contar con sus derechos por no haber podido registrar 30 años de aportes, y que representaría un costo fiscal del 0.04% del PBI.

“Que no cuenten con una moratoria previsional es condenarlos a que no tengan una jubilación por los años trabajados, en muchos casos por haber sufrido la precarización laboral, por eso que el Estado se haga cargo y pueda otorgar una inclusión previsional es una reparación muy importante” precisó.

En ese sentido el legislador sostuvo que para quienes se oponen al proyecto porque consideran que generaría una disminución de la recaudación previsional, los datos indican que las veces que hubo moratoria fueron acompañadas de un mayor aumento de recaudación previsional. “Lo que en realidad afecta la recaudación es la caída del salario, la precarización laboral y la falta de empleo.”

“Quiero aclarar que nuestro sistema previsional es un sistema solidario, lo que significa que los trabajadores actuales con sus aportes pagan los haberes de los jubilados de hoy en día, con lo cual los jubilados actuales, no pagan las jubilaciones de la moratoria, ni disminuyen sus aportes” añadió.

Otro dato importante es que “en los últimos 40 años el promedio de la desocupación en la Argentina fue del 10,3% y el promedio del trabajo no registrado del 34,7%, es decir, que sumados ambos, el 45% de la población activa estuvo desocupada o con trabajo no registrado, lo que refleja la magnitud del problema que tuvo el país estructuralmente estos años,” remarcó el diputado.

Por otra parte, Fernández Patri subrayó que como se trata de un sistema tripartito compuesto por aportes previsionales, contribuciones e impuestos, absolutamente todos cuando compramos un producto y pagamos el IVA estamos aportando al sistema previsional argentino. “Todos estamos aportando todo el tiempo a las jubilaciones cuando pagamos el IVA, por eso es falso cuando nos dicen que una persona que no tiene los años de aportes, no aportó, porque ha aportado cada vez que consumió algo durante toda su vida.”

El proyecto establece el componente unidad de pago de deuda previsional, que consiste en un plan de pago para quienes están en edad de jubilarse, o que cumplan en los próximos dos años la edad jubilatoria, pero no cuentan con los años de aportes suficientes, permitiéndoles pagar mientras están cobrando la jubilación, hasta en 120 cuotas.

En ese sentido Fernández Patri agregó: “De este modo, se permite regularizar los períodos faltantes hasta el mes de diciembre del año 2008 (inclusive) a través de la aplicación de una modalidad de pago en cuotas que serán descontadas de manera directa del haber jubilatorio. El valor de la unidad de pago de deuda previsional será equivalente al veintinueve por ciento (29%) de la base mínima imponible de remuneración. Hoy en día el 29% de la remuneración mínima imponible equivale a un monto de $3.187 por mes, cifra que se actualiza trimestralmente.”

Los requisitos para acceder al beneficio son haber cumplido la edad jubilatoria (60 años las mujeres y 65, los hombres), haber residido en el país y no haberse encontrado prestando servicios bajo relación de dependencia o en carácter de autónomo/a y/o monotributista, durante el período por el que se pretende adquirir las unidades de pago, encontrarse en un estado de vulnerabilidad socioeconómica y patrimonial.

Por otro lado, el proyecto propone cancelar aportes previsionales para trabajadores y trabajadoras en actividad, de adhesión voluntaria, que brindaría la posibilidad a mujeres mayores de 50 y menores de 60 años y varones mayores de 55 y menores de 65 años que no alcanzarán a completar sus aportes en el tiempo esperado, anticiparse y comenzar a pagar ellos mismos los períodos faltantes.

De ese modo, se podrán saldar períodos faltantes hasta el 31 de marzo de 2012, siempre que puedan acreditar ingresos que permitan justificar el pago y hayan tenido residencia en el país.