Compartir

Si bien, en las últimas horas de este viernes, se levantó la medida de fuerza del servicio de transporte urbano de esta ciudad, según informo la Defensoría del Pueblo, el organismo rechazo que la “UTA – Seccional Formosa había decretado, incluyendo con violencia física, impedir el servicio de emergencia que la empresa, el municipio y los gremios están obligados a prestar a los usuarios”.

La Defensoría del Pueblo expuso que “desde un primer momento se exigió, nos lleva a señalar que la huelga como Acto Jurídico siempre está sujeta a los límites que implica la legitimación de un daño”. El Ombudsman José Leonardo Gialluca señaló que “a través del tiempo la huelga no solo fue reconocida como derecho, sino que además se la elevó al rango constitucional y en la Argentina se la incorporó en el art.  14 bis de la Constitución Nacional”.

Advirtió sin embargo que “últimamente los usuarios del transporte público de pasajeros en nuestra ciudad capital son víctimas de huelgas donde la violencia ha ido creciendo y como en este último caso, hasta se impidió la salida de colectivos para brindar el servicio de emergencia y en otras huelgas anteriores, existió aún mucha más violencia, resultando trabajadores heridos y destrozos en los lugares de trabajo y en los vehículos”.

Por ello, desde el Organismo de la Constitución se sostuvo que “es imprescindible que las áreas competentes del Estado Provincial, impongan siempre a las partes el deber de cumplir con las condiciones que hagan a la legalidad del derecho a huelga y por otro lado, tanto el municipio como el Poder Judicial deben volver a las fuentes de adoptar las medidas y sanciones laborales, civiles y penales que correspondan ante los actos de violencia en todas sus formas. Esto es así porque ningún derecho es absoluto y en este caso, “estamos y estaremos siempre del lado de los usuarios que todos los días deben soportar maltratos por parte de la Empresa, o de los choferes o del Municipio; al no cumplirse las frecuencias por distintas causas, principalmente en determinados horarios, en ciertos días y en algunas líneas donde el cliente – usuario que paga su pasaje, debe esperar horas y lo hace porque no tiene otra alternativa y ello debe cambiar para bien”.