Compartir

La certificación de la calidad de los alimentos producidos en las chacras, adoptando buenas prácticas que aseguren la inocuidad de los mismos, es el principal propósito del programa lanzando por el ministerio de la Producción y Ambiente. Y es que ajustarse a estándares será una obligación en la producción de frutas para el 2020 y lo mismo que para las hortalizas en el 2021.

El titular de la cartera Productiva, Raúl Quintana presidio la apertura de la jornada de formación para buenas prácticas agrícolas para la producción de frutas y hortalizas que se consumen en fresco. Estuvo destinado a ingenieros agrónomos, zootecnistas, en producción agropecuaria,  veterinarios y directivos de escuelas agro técnicas. 

 “Se abastece de alimentos a estos humildes hogares Están garantizados que esos alimentos sean sanos e inocuos. Lo decimos porque sabemos de la capacidad de nuestros productores al trabajar la chacra, pero es necesario certificar eso, y ese es el trabajo que nos convoca”, explico.

Esas buenas prácticas agrícolas encaminadas estén avaladas, o sea lo que se produce en las chacras pretendemos certificar con el aporte de ingenieros agrónomos, veterinarios, zootecnistas y quienes trabajan en esferas bromatológicas”, explico.

Quintana sostuvo que “estamos dando los primeros pasos para generar los programas de capacitación de las buenas prácticas agrícolas que llegara a todo el territorio provincial. Y no hablamos solo de la agricultura, sino de la ganadería, la lechería, la apicultura”

Insistió en la necesidad de que “cuando decimos que los alimentos son sanos, inocuos y libres de residuos fitosanitarios, que se utiliza un agua apropiada, pretendemos que todo eso este certificado”, para lo cual expuso concluyente: “Deberemos ajustarnos a disposiciones nacionales y estar mejor posicionados en la producción de alimentos de calidad certificada y reuniendo estándares internacionales”

Buenas prácticas

La  referente del Programa “Buenas prácticas  agrícolas”, Graciela Rojas, explicó que la jornada de formación para buenas prácticas agrícolas tiene entre sus metas capacitar y formar a todos los profesionales del sector agropecuario a fin de asesorarlos sobre la implantación de las buenas prácticas agrícolas en todo lo relacionado a la producción de frutas y hortalizas frescas.

Hizo hincapié en que el objetivo final de esta implementación es el de cuidar la salud de los consumidores, a través de la difusión  e implementación de estas buenas  prácticas que a partir del 2020 serán  obligatorias en la producción de frutas y a partir del 2021 para hortaliza.