Compartir

Mejoras en los indicadores sociales más sensibles, situadas como “históricas”, acaba de exhibir la provincia de Formosa a modo de balance de cierre de año.

Justamente y resultado de la reunión de trabajo de responsables de esferas ministeriales del Gobierno Provincial, donde cada sector expuso resultados, se dieron a conocer cifras y al mismo tiempo, nuevos desafíos trazados por lo que “aún falta por hacer con el propósito de seguir mejorando la calidad de vida de mas formoseños”.

Uno de los datos subrayados expuesto desde la cartera de Desarrollo Humano, fue el de una “mortalidad infantil en un 12,2%x1000”. Aquí se significo que en el distrito sanitario 1 (extremo oeste provincial) donde habitan mayoría de poblaciones indígenas, está en el 11,2%x1000, contrastándose en positivo respecto a dos décadas atrás cuando el mismo indicador se situara en un 30,5%x1000, es decir se dio una mejora del 60%.

De manera categórica, se afirmo que “nuestra provincia es unos de los conglomerados argentinos donde mayor reducción han tenido dos de los indicadores sociales más sensibles como la pobreza e indigencia”.

En la misma sintonía, aunque en este caso desde la esfera del Servicio Provincial de Agua Potable (SPAP), se expuso acerca de “superlativos avances en saneamiento”. Fue indicado que “el 90% de la población habita en zonas urbanas, donde la cobertura con agua potable por red llega al 95% de las familias”, añadiéndose que “en el servicio por red se cubre a las 37 municipalidades formoseñas, y a través de diferentes modalidades el SPAP produce y distribuye el agua potable en parajes y colonias”.

Un dato importante es el que señala que “la producción de agua potable aumento en un 500%. Pasamos de una producción diaria de 88 millones de litros a mas de 325 millones diarios”.

También se pondero el crecimiento del nivel de cobertura en el servicio cloacal, que en el caso de las principales urbanizaciones de la provincia, se encuentra en el orden del 67% promedio.

En tanto que desde REFSA, puntualmente en cuando al servicio eléctrico, se aseguro que “en la ciudad capital el 99% accede al servicio por red y en las zonas urbanas del interior en un 95%”. Fue explicado que “para llegar a estos valores de cobertura se diseño todo un sistema de generación y distribución, sumado a los centenares de kilómetros de redes que permitieron vincular a alejadas comunidades al sistema integrado energético nacional”.

También incluyo REFSA en su informe, el progresivo posicionamiento logrado desde su planta fraccionadora de GLP, avanzándose en “nuestra independencia en cuanto a la necesidad de provisión por otros mercados, dándose una respuesta efectiva para el problema del abastecimiento, brindándole al consumidor formoseño no depender de maniobras especulativas con los precios o largas horas de espera para acceder a una garrafa de gas, que eran situaciones que se dan periódicamente”.  Es que con la importante capacidad de fraccionamiento, se está alcanzando una cobertura cercana al 12% de la demanda de cilindros de 10 kilos de la población.

Por otra parte, se aludió a la faceta Comunicación que encara Refsa y    que genero las condiciones para alcanzare la “soberanía tecnológica”, ya que mientras en 2015 solamente 8 localidades accedían a los beneficios de la banda ancha en la actualidad ya se alcanza un total de 56. Se explicó que esa realidad tiene que ver con la ejecución de más de 2.000 kilómetros de fibra óptica soterrados a lo largo y ancho del territorio, que facilita poder avanzar en la universalización de la conectividad gratuita y su impacto en materia de información y formación a cada formoseño.

Educación

“Datos realmente valiosos en materia educativa son haber alcanzado el 100% de la cobertura de escolarización en chicos y jóvenes, como también un 97% en alfabetismo”, fue expuesto desde la esfera de Educación provincial.

Además de subrayarse mejoras como la baja sostenida en la repitencia en el nivel Primario, lo propio se señalo en cuanto a los progresos en el Secundario. Se destaco que “la inversión en infraestructura escolar permitió ampliar enormemente la cobertura, que paso de 39.737 estudiantes en 1996 a unos 70 mil, es decir más del 75%.

Determinantes sociales

Fue subrayado que para “este nuevo escenario” en la provincia se “conjugaron factores que tienen muchísima incidencia y donde el estado provincial puso el acento. Por ejemplo, la tamaña mejora en mortalidad infantil tiene que ver con determinantes sociales, caso más educación, agua potable y otras acciones en saneamiento, viviendas, entre muchas otras, donde Formosa ha dado un salto muy importante”.

También se expuso como otro agente con gran incidencia, la “mejora en el nivel educativo, llegando con la educación rural secundaria a las madres hasta en los lugares más inhóspitos. Eso ha sido otro gran acierto. Es que con otra política no se hubieran hecho colegios para veinte o treinta alumnos, si querían estudiar debían andar 50 o más kilómetros, con lo cual se tornaba una barrera infranqueable, que ahora con esta política de plena justicia social y equidad, se ha derribado por completo”.

Se insistió en marcar que “esto tiene un altísimo impacto, ya que madres educadas están más preparadas parta una mejor crianza de su hijo”, insistiéndose en que “es sin dudas la educación uno de los factores más asociados a la mortalidad infantil”.

“Esta mejora sustancial –se detalló– viene de la mano de una fuerte inversión del estado provincial en las diferentes áreas, entre las que tienen un alto impacto las que están relacionadas directamente con el cuidado de la salud de la población en general”.