Formosa proyecta aplicar la tecnología en la captación y distribución del agua para el desarrollo humano y agrícola

Compartir


La misión que acaba de realizar una delegación de la Argentina en Israel y de la que participó el gobernador Gildo Insfrán  permitió conocer nuevas tecnologías que serán de utilidad para la captación y distribución de agua en grandes volúmenes para realizar un Plan Maestro de redistribución a toda la provincia para promover el desarrollo humano y agrícola de manera integral.

Así lo manifestó el ingeniero Jorge Balonga , coordinador ejecutivo de CEDEVA (Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias ) quien explicó a Agenfor que de ese modo se crean las condiciones para un manejo inteligente del recurso y administrar su distribución en los momentos oportunos y necesarios, es decir guardar sus excedentes para los períodos en que no abundan.

Resaltó que la misión a Israel para Formosa tiene su columna vertebral en conocer técnicas para manejar el agua en volúmenes importantes, que va a permitir que los pueblos tengan agua suficiente y de buena calidad y para que se pueda potenciar el desarrollo agrícola con lo que ello implica para la producción de alimentos y la creación de fuentes de trabajo.

Comentó que se avanzó desde el gobierno nacional en la posibilidad de realizar acuerdos con la empresa Mekorot , la Compañía Nacional del Agua  de Israel cuyo coordinador de Proyectos Especiales Internacionales es  el argentino Diego Berger, quien ofició de anfitrión durante la visita realizada  la planta de filtración de agua de Eshkol, situada en la Baja Galilea, que filtra 1,7 millones de metros cúbicos de agua al día utilizando tecnología de punta.

Se planifica la conformar una mesa para articular proyectos conjuntos, con el objetivo puesto en mejorar la producción a través del riego.

Superar limitaciones

Al dar su opinión desde su visión como  técnico de campo , Balonga no duda en sostener que la nueva visita a Israel fue altamente positiva porque allí está la evidencia como han superado las grandes limitaciones que tuvieron por la escasez de agua apelando al ingenio, a la ciencia y a la tecnología.

En tal sentido, calificó al gobernador Insfrán como un visionario al elegir Israel al comienzo de su gestión para imponerse acerca de la metodología utilizada para resolver la precariedad del recurso y avanzar en novedosos modelos sobre el manejo del agua que permitieron convertirlo en uno de los mayores exportadores de frutas, hortalizas y hasta flores hacia países de la Unión Europea y del continente americano.

“Pero en esta misión que acaba de finalizar, ellos sorprendieron con la exportación de tecnología con gente que capacita a los más jóvenes y les abre un horizonte muy interesante”, ponderó.

Comparó ese comportamiento con los objetivos de la misión que cumple el Instituto Universitario de Formosa (IUF)  con sede en Laguna Blanca donde se  prepara a las nuevas generaciones para un desarrollo más importante como el que se merece esta provincia.

“Nosotros tenemos que aprovechar ese centro agrandándolo y diversificándolo”, admitió.

El valor del agua

El titular de CEDEVA resaltó en comunicación con AGENFOR “la visión del gobernador Insfrán en cuanto a su mirada estratégica en el desarrollo de la tecnología, en este caso dándole importancia suprema al agua.

Evocó visitas anteriores a la reciente misión para  reseñar que durante ellas se fue conociendo como administraban el agua para riego de modo tal que aquí se pudiese tener un horizonte de desarrollo importante.

Recordó que de Israel fue que se trajeron nuevas ideas que hoy son realidades, como el planteamiento hidráulico de la provincia o los Centros de Validación de Tecnologías Agropecuarias , CEDEVA , que se estructuraron a  partir de las tecnologías de allí importadas junto con el asesoramiento adquirido en ocasión de esas visitas y de la presencia de técnicos israelíes en Formosa..

A modo de ejemplo, refirió que como consecuencia de la visión del mandatario formoseño hace 25 año se puso en funcionamiento el primer CEDEVA en la localidad de Laguna Yema, destacando que en la actualidad sigue siendo el único centro de desarrollo en equipos de riego que hay en el Chaco Americano.

Significó que esa unidad experimental aprovechó para su evolución los beneficios del agua que escurría por el canal a cielo abierto entre Yema y Las Lomitas con el voluminoso recurso aportado por el complejo hidrológico de Laguna Yema.

Los acueductos

Para que se tenga idea de la planificación sobre el manejo del agua que sustenta el Modelo Formoseño, mencionó que además hace más de una década que la provincia trabaja en los proyectos de construcción de dos acueductos que , como ríos, escurrirán de este a oeste el territorio para distribuir el agua para el consumo de los habitantes y el desarrollo productivo.

Entre los más relevantes, mencionó el Acueducto para el Desarrollo Formoseño entre esta ciudad e Ingeniero Juárez de casi 500 kilómetros de longitud y el Acueducto para el Desarrollo del Noreste Formoseño entre Clorinda y Villa General Güemes cuya ejecución transformará la realidad productiva y social de la provincia.

En ambos casos, los acueductos se habrán de nutrir del río Paraguay cuyas aguas escurrirán desde el Este hasta el Oeste y el Noreste para ser destinadas al consumo humano y al riego agrícola.

Causa provincial

Considera el ingeniero Balonga que estos emprendimientos, por su relevancia para el futuro de Formosa, deberían constituir una causa provincial y que “todos los formoseños tendríamos que pelear para que se construyan  porque van a ser fundamentales para el desarrollo de la provincia”.

Aquí volvió a aludir a la realidad israelí donde todas sus aguas son recicladas y reutilizadas , potabilizándolas y guardándolas  para su distribución  en las zonas que carecen del recurso o es escaso.

Explicó que en ese estado de Medio Oriente cuentan con grandes lagunas artificiales o piletones que  permiten inyectar el agua en las napas , guardándolas en el subsuelo.

CEDEVA

Hizo referencia, además, al trabajo de los CEDEVA que en la actualidad ya son 5 pues además del de Laguna Yema están funcionando los de Las Lomitas, Misión Tacaaglé, Ibarreta y Ceibo Trece.

“Todos se armaron en función de las tecnologías que trajimos; el asesoramiento de técnicos del gobierno de Israel y los laboratorios de clonación de plantas; fueron cosas que se trajeron y se fueron realizando  a través del tiempo a tal punto que hoy ya sabemos cómo regar en cada zona, con qué tipo, cual es la forma más eficiente de utilizar el agua”, evocó.

Indicó que la labor se centra en “adaptar lo que hay en el mundo o las actividades productivas de la zona y mejorarlas en todo lo que se pueda”.

Insistió además que la nueva etapa es generar una masa crítica de gente joven y prepararlos para lo que se viene, “para que trabajen en los CEDEVA o en los sistemas hidráulicos porque vamos a necesitar mucha gente que sepa manejar el recurso agua que es la base para nuestro desarrollo».