Compartir

Insisten en el seguimiento de salud de los grupos más vulnerables con controles y la aplicación de vacunas como las principales estrategias sanitarias

En la comunidad Puente Lavalle, situada a pocos kilómetros de la localidad de Subteniente Perín, hacia el centro sureste de la provincia, fueron desplegadas nuevas acciones sanitarias para reforzar el cuidado de la salud de los vecinos.

El operativo fue llevado a cabo por un equipo de salud del hospital de Subteniente Perín, integrado por médicos, enfermeros, vacunadores y agentes sanitarios que se trasladaron hasta el lugar, en un móvil de ambulancia especialmente equipado para brindar atenciones, controles varios, vacunación, programación de turnos, entrega de medicamentos y otras prestaciones.

Niños, adultos, pacientes con diagnóstico de enfermedades crónicas y embarazadas fueron los destinatarios de numerosos exámenes y atenciones, los cuales fueron planificados con turnos otorgados días previos.

“También atendimos a demanda, a medida que los vecinos se fueron acercando para hacer la consulta, pero siempre haciendo cumplir el protocolo de distanciamiento social, uso del barbijo e higiene de manos, que son las medidas principales de prevención para el coronavirus”, comentó la directora del nosocomio, doctora Iris Aguayo.

Así fueron renovados controles como: mediciones de tensión arterial, temperatura, peso y evaluaciones nutricionales completas, establecidas para cada grupo etario.

Al respecto, se hizo hincapié en las atenciones pediátricas, mediante lo cual se fortaleció el control del niño sano, programado desde el nacimiento y que tiene por objetivo la evaluación periódica del crecimiento en las diferentes etapas de la niñez.

“En cada consulta, se insiste en recomendar a los padres que acerquen a los niños al control, aunque se vean sanos. Porque mientras están creciendo, es necesaria la evaluación del profesional de salud para saber cómo se está desarrollando, para que puedan preguntar todas las dudas si ven algo fuera de lo normal o que les llame la atención, incluyendo cuestiones sobre la alimentación, las vacunas, los controles médicos y estudios”, explicó.

Al concluir las atenciones, fueron entregados los medicamentos necesarios para el cumplimiento de los tratamientos, tanto para los diagnósticos de patologías estacionales, como los destinados a los pacientes crónicos. Más cajas de leche y complejos vitamínicos para niños y embarazadas.

Vacunación

Por su parte, los vacunadores aplicaron las vacunas de calendario a los niños de distintos grupos “desde recién nacidos hasta 1 años y 6 meses, 5 y 11 años”. En tanto fue aplicada la dosis anual de antigripal a los adultos mayores de 65 años.

La instancia de vacunación “fue realizada tanto en la escuela del pueblo, donde se hicieron las atenciones, como de forma domiciliaria, recorriendo las casas de los vecinos, relevando la presencia de niños y de adultos mayores para hacer la inmunización”, cerró la directora.