Compartir

En el Centro Provincial de Hemoterapia, que funciona en el Hospital de Alta Complejidad (HAC), se llevaron a cabo actividades para conmemorar el «Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre» que se recordó este 9 de noviembre.

La responsable del mencionado Centro, la doctora Griselda Salinas, comenzó explicando que la fecha se conmemora debido a que «se recuerda la primera transfusión sanguínea que la hizo un médico argentino en nuestro país, el doctor Luis Agote, así que en conmemoración a este gran científico es que se celebramos este día».

«La importancia de la donación de sangre creo que ya todos la sabemos porque se hacen muchas campañas y difusión, no sólo en nuestra provincia, sino en todo el país y el mundo, ya que la sangre es hoy un medicamento que no lo podemos comprar en una farmacia ni se puede fabricar», subrayó.

Hizo notar que «los seres humanos somos los únicos que fabricamos este elemento tan preciado, porque la ciencia avanza tanto que cada vez se encuentran más beneficios; hay muchas enfermedades que se pueden curar únicamente con este remedio que es la sangre».

La bioquímica Salinas puso de relieve que «justamente realizamos estas campañas de difusión y hacemos charlas para desmitificar el tema ya que todavía hay mitos y tabúes alrededor de la donación de sangre».

«Hay veces una cirugía se puede prever, contamos con el tiempo para que el donante se acerque, se le hagan los estudios, pero muchas veces un accidente automovilístico, por ejemplo, no nos permite ni nos da el tiempo para que acerquemos al donante y hagamos los exámenes», remarcó, indicando que «la sangre debe esperar al paciente, no al revés. El paciente no puede esperar por la sangre, por eso es que llamamos a la concientización de toda la población a que nos demos cuenta realmente de la importancia de donar sangre».

«No únicamente cuando alguien lo necesita y me lo pide, sino voluntariamente porque no sabemos cuándo un familiar o alguien conocido puede tener un accidente y puede necesitar. Y la sangre tiene que estar», marcó la profesional.

Finalmente, informó que pueden donar sangre «las personas que estén entre 18 y 65 años, que posean más de 50 kilogramos de peso, un buen estado físico, que no hayan estado con febrícula y que no estén tomando antibióticos; siempre decimos que uno no se debe autoexcluir como donante, tienen que acercarse y consultar porque cada cuestión es particular. En cualquier institución donde se dona sangre se van a sacar todas las dudas».