Compartir

La estada del gobernador Gildo Insfrán por su Laguna Blanca natal, donde estuvo este sábado el programa “Por nuestra  gente, todo”, transcurrió por muchos pasajes emotivos y, sobre todo la satisfacción en el mandatario al escuchar a los estudiantes del IUF (Instituto universitario Formoseño) manifestando su compromiso con el modelo de provincia.

Dijo que atravesar el umbral de la Escuela de Frontera 6 –sede del operativo- hizo que se entrecrucen los recuerdos de su niñez cuando cursaba el primario, y se lo vio emocionado al ver a compañeros y compañera de grado de lo que fue en principio la escuela nacional 22 de donde egresara. Evoco anécdotas de aquellos años, se retrotrajo a la Laguna Blanca aldea, donde para seguir estudiando en el secundario sufrían el desarraigo de tener que ir a Clorinda o Formosa, los dos únicos lugares donde en aquellos años se cursaba este nivel educativo.

Recordó que el provenía de la época del lampium (candil a querosén) y la vela, donde la lámpara Petromax era un lujo, una generación que no tenia agua potable y debían juntarla cada vez que llovía. En ese tren de ideas expuso cuando “no hace mucho por la televisión nacional, un periodista iba a resolver el problema del agua con una  perforación”.

“No es que los formoseños seamos estúpidos, sabemos que hay agua en el subsuelo, pero esta agua es mas salada que la del mar. Ya en las perforaciones que hicimos se detecto esto, incluso el filtro que se necesitaba para tratarla tuvimos que importar de Alemania”, conto, para insistir en que “nuestra realidad es esta, y para criticar primero deben conocerla y después decir lo que quieran”.

Expuso que “al escuchar al presidente Macri opinando del paro aeronáutico expresando que se perdía de hacer no se qué obra del metrobus. Descocemos de que se trata, me parece que el señor presidente debería recorrer un poquito más la Argentina y entender que tenemos un país diverso, con regiones con problemáticas propias”.

En esa línea aludió a “nuestra tonada”, que afirmo se ajusta en un todo al preámbulo de nuestra constitución provincial, que “aclara que nuestra identidad es multiétnica y pluricultural”, afirmo, y puso como ejemplo su situación personal de ser bilingüe de nacimiento, donde hablo siempre el guaraní y el castellano. “Podemos tener dificultades para expresarnos, pero nos funciona muy bien la mente”, dejo en claro

Recordó que cuando niño «los docentes de la escuela provenían de otras provincias, y lo primero que hacían era reunión de padres donde recomendaban que no nos permitan hablar guaraní porque eso endurece la lengua. Pero bueno, ahora nosotros proponemos que en esta zona se enseñe además del castellano, el guaraní, lo mismo que en las comunidades originarias con la educación bilingüe que les permite conservar su lengua materna”.