Compartir

Una fuerte tarea viene desarrollando el gobierno provincial en torno a robustecer la educación rural, y en ese marcos urgen las novedosas Escuelas Provinciales de Educación Secundaria Agrarias Formoseñas.

El ministro de Cultura y Educación,Alberto Zorrilla presidio este miércoles en el Instituto Pedagógico Provincial una jornada donde directivos y docentes de la modalidad rural estuvieron  trabajando con los equipos EPA, conformado por los ministerios de Cultura y Educación, Producción y Ambiente y el Instituto Paippa. Y lo analizado tuvo como eje las pautas pedagógicas y de funcionamiento institucional para estas EPESAF.

Básicamente estas escuelas estarán constituidas por dos ciclos: un Ciclo Básico y un Ciclo Orientado, con una curricula de seis años con titulación final en Bachiller en Agro y Ambiente,instituyendo a los estudiantes la posibilidad de profundizar el conocimiento delos procesos, y las problemáticas ambientales agrarias, en el ámbito rural.

“Se apunta a lograr una transformación que redefina los objetivos, saberes y capacidades en materia educativa, a fin de impulsar y acompañar desde las aulas y escuelas el desarrollo productivo, basado en los principios de igualdad y justicia social”,fue explicado.

Zorrilla explico acerca del trabajo sobre una “metodología de enseñanza y aprendizaje que está dando muy buenos resultados en materia de educación rural”, y que justamente como resultado de esa estrategia aparece la escuela secundaria agraria. Una escuela de corte rural instalada en el ámbito de la ruralidad y que necesitamos darle un diseño curricular acorde a sus necesidades y expectativas”. 

Para el ministro “no es lo mismo enseñar en la ciudad que en el campo. La población tiene diferentes expectativas; y en cuanto a su calidad ninguna es más que otra, por el contrario debe ser iguales, y para ello los diseños deben ser diferentes y tener características particulares”.

Sobre los ciclos rurales que se fueron creando desde 2008, que significo un gran avance, sobre todo en la educación de las mujeres que habitan las zonas rurales, aludió a que “se comenzó a estructurar una secundaria rural que tenía su base en el pueblo, pero con anexos en las escuelas primarias rurales”.

“Hoy estas escuelas secundarias rurales se van a nuclear en este concepto de escuelas agrarias a partir de estos anexos. En un anexo va a funcionar la dirección, la parte administrativa y va a concentrar la conducción de la escuela que está conformada de forma descentralizada. Es que las aulas extendidas que son hoy los anexos, serán donde los docentes  podrán estar más tiempo trabajando con sus alumnos porque van a estar designados por cargos”.

Aclaro que este proceso se “irá dando de manera progresiva porque hay que hacer una escuela por vez a partir del trabajo de los docentes del lugar. Esto no significa que se van a perder docentes, por el contrario, los mismos docentes que están en esos lugares van a seguir trabajando ahí, en un  ordenamiento diferente, pero su estabilidad está asegurada,  nadie va a perder el cargo”.