Compartir

El secretario general de la CTA Autónoma de Formosa, Gerardo Delgado, criticó en duros términos al Gobierno Nacional, acusando que “los bancos se llevaron todo y el pueblo argentino quedó con la deuda y con hambre”.

El dirigente gremial se refirió al paro nacional con movilizaciones que la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) llevaron a cabo este martes, en demanda de “la inmediata reapertura de las paritarias, la reincorporación de los despedidos” y otros reclamos.

“La manifestación de este martes forma parte de un plan de lucha de repudio a las políticas públicas del presidente Macri que están dejando tierra arrasada en nuestro país, con los indicadores más desastrosos de la historia”, manifestó Delgado.

Tras marcar que “la verdadera pesada herencia es la deuda externa” que dejará la gestión de Cambiemos, indicó que “para nosotros hay temas que son urgentes y entre ellos la emergencia alimentaria es fundamental porque, de acuerdo al observatorio de la CTA, el 50% de los niños en la Argentina hoy está padeciendo hambre”.

“Como mínimo, es un despropósito en un país que tiene capacidad para alimentar a 400 millones de personas, que tengamos compatriotas que se estén muriendo de hambre o padezcan alguna necesidad básica alimentaria es muy doloroso”, advirtió el líder de la CTA Autónoma de Formosa.

Entendió que “lo ideal hubiera sido que estemos todos los espectros sociales y políticos marcando con mucha fuerza ya el fin de este Gobierno Nacional que todavía tiene poder de fuego y que va a seguir haciendo daño”.

“Eso es muy grave, por lo que la emergencia alimentaria es fundamental y obviamente también vamos al Consejo del Salario a pedir un salario mínimo de $32 mil, que es el equivalente a la canasta de alimentos”, dijo.

Por último, Delgado criticó a la gestión macrista, al sostener que “es un proyecto de endeudamiento, de acumulación de la riqueza y de transferencia de recursos, en el cual se fugaron literalmente todos los millones de dólares que el Gobierno Nacional le pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI)”.