Funcionarios del Ministerio de Desarrollo Humano participaron de una capacitación sobre Ley Micaela

Compartir

En el marco de la formación impulsada desde el Gobierno de la Provincia en cuanto a esta normativa para todos los organismos del estado.

Este viernes por la mañana, en el salón auditorio del Hospital Odontológico de Complejidad Integrada, el ministro de Desarrollo Humano, doctor Aníbal Gómez, junto a funcionarios de la cartera sanitaria, se hicieron presente en la capacitación sobre la Ley Micaela.

Cabe destacarse que la jornada formó parte de una ronda formativa que viene desplegando, desde hace unas semanas, la Secretaría de la Mujer, por decisión del Gobierno de la Provincia, en cuanto al alcance y aplicación de la Ley N° 27.499, conocida como Ley Micaela, promulgada en el 2019.

En las palabras de apertura, el titular de la cartera de salud, agradeció a la secretaria de la Mujer, licenciada Angélica García, por la organización y predisposición “para brindarnos esta capacitación a los funcionarios y representantes de los equipos de salud”.

Destacó la presencia de los referentes de todas las áreas del ministerio de Desarrollo Humano: subsecretarios y autoridades del nivel central, directores y jefes de servicio de los hospitales y centros de salud y jefes de los distintos programas de salud, “por su asistencia a esta importantísima convocatoria para dar cumplimiento a lo que la misma ley establece en cuanto a la formación obligatoria en género y violencia de género, para todos los trabajadores y trabajadoras que se desempeñen en la función pública”.

Puso de relieve que, si bien la ley fue promulgada en el 2019, como consecuencia de la pandemia, las instancias de capacitación “estuvieron un poco frenadas” pero que, actualmente, se están retomando “con mucha fuerza en cada uno de los organismos” para que, desde cada lugar, “podamos ir corrigiendo las desigualdades e ir mejorando las políticas de género, sobre todo en violencia de género”.

Aseguró, en ese sentido, que “todos debemos estar capacitados y tener las herramientas y conocimientos necesarios para que cuando detectemos una situación de estas características, sepamos cómo dar respuesta y cómo abordarla de manera más adecuada y  oportuna, lo más rápidamente posible”.

Hizo notar que lo más común es la violencia de género, “más precisamente la violencia hacia la mujer”, pero aclaró que “es fundamental” tener en cuenta “cualquier otro tipo de desigualdad con respecto al género”, e hizo hincapié en la necesidad de “trabajar en conjunto” entre los diferentes estamentos gubernamentales a fin de dar la mejor resolución a los casos que puedan presentarse.

En el cierre, valoró a la jornada como “una experiencia, sin dudas, enriquecedora” para todos los asistentes y reiteró su agradecimiento  a quienes formaron parte de la organización, “porque nos permite afianzarnos en este tema, que el Gobierno de la Provincia está impulsando con mucha fuerza, como política de estado, a través de sus diferentes instituciones”.

Dispositivos electrónicos para casos de violencia

Por su parte, la secretaria Angélica García, se refirió a la reciente implementación del “Programa Provincial de Monitoreo con Dispositivos Duales para Casos de Violencia Familiar y de Género”, destinado al seguimiento y rastreo tanto de los agresores como de las víctimas.

Afirmó que la provincia de Formosa “celebra” la entrada en vigencia del programa, a partir del 21 de abril de este año, y describió que “para el hombre agresor es una tobillera con un dispositivo que va a tener las 24 horas de monitoreo, los 365 días del año, y para las mujeres que atraviesan situaciones de violencia por motivo de género, es otro dispositivo que también monitorea y hace sonar una alarma si el agresor se está acercando a la zona de prohibición” para que la víctima sepa a qué distancia se encuentra.

“De esta manera”, dijo “las penalidades se van sumando para el agresor,  porque él ya tiene una prohibición de acercamiento al lugar donde se encuentre la víctima, en ese momento: trabajo, escuela o donde ella realice sus interrelaciones personales”, aseveró.

Estimó, más adelante, que la puesta en funcionamiento de estos dispositivos, forman parte de las políticas públicas que el Gobierno de la Provincia adopta y establece sobre género y violencia de género. “Van  a complementar y  a fortalecer, tanto el control del agresor como la protección a la víctima y van a dar los resultados que nosotros siempre quisimos”.