Compartir

Otro aspecto abordado por el arquitecto Edgar Pérez, a cargo de la Subsecretaría de Defensa al Consumidor, para que la comunidad esté atenta y denuncie sobreprecios fue la venta de gas en tarrafas, cuyo precio establecido por Nación es de 350 pesos en almacenes de barrio.

“Cualquier monto por sobre los 350 pesos es sobreprecio, no está autorizado, y se está cometiendo una infracción”, sentenció el funcionario.

Responsabilizó a los últimos cuatro años del gobierno macrista y a sus políticas erráticas  de la imposibilidad de Formosa de poder contar con gas natural, al paralizarse la obra del Gasoducto. “El gas en garrafas sigue siendo la única alternativa de los hogares formoseños. Es un producto alcanzado por la regulación de precios de la cadena de comercialización establecido por la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Nación”, agregó.

Pedido de informes a las distribuidoras

Precisó que el precio vigente en la planta distribuidora es de 342,70 pesos y en un comercio de 350 pesos y reveló que este martes se emplazó por 24 horas a todas las distribuidoras que comercializan este producto a que informen el volumen ingresado a la provincia durante este último mes, el precio que han pagado y los valores a los que se está vendiendo como así la nómina de clientes que cuentan con entrega a domicilio y el precio.

Exhortó a los vecinos a defender sus derechos, denunciando cualquier exceso de precios y valoró la decisión del gobernador Gildo Insfrán hace unos años atrás de dar origen a la empresa REFSA Gas, permitiendo que la Provincia cuente con una planta fraccionadora de gas.

“Las gestiones realizadas oportunamente por el Gobernador ante la Nación nos permite garantizar un volumen de gas para Formosa a un precio referenciado, contar con nuestra planta de fraccionamiento  y hacer soberanía desde este lugar a partir de la intervención del Estado en un rubro tan sensible como el gas envasado”, reflexionó por último Edgar Pérez.