Compartir

En Formosa ya fueron inmunizados todos los mayores de 45 años, sin comorbilidades, residentes en todo el territorio.

El ministro a cargo del Ministerio de Desarrollo Humano, Aníbal Gómez, se refirió a la maratónica campaña de vacunación que se está llevando a cabo en Formosa y aseveró que casi se alcanza al 50% de la población objetivo de la provincia.

“Estamos desarrollando la estrategia de vacunación contra el coronavirus de manera acelerada y altamente eficiente”, sostuvo; e indicó que este proceso es “el más grande de nuestra historia” y que “lo hacemos con principios de equidad, y según estrictos criterios técnico-epidemiológicos, bajo las directivas precisas del Gobernador Gildo Insfrán”.

En ese sentido, el funcionario manifestó que las vacunas representan “una gran alegría en cada rincón de nuestra geografía provincial” y aseguró que, con el esquema organizado que se lleva adelante, “estamos alcanzando porcentajes muy amplios de nuestra población”.

“A esta altura, luego de pocos meses de iniciado el cronograma de acuerdo a disponibilidad, hemos vacunado al 47,1 % en primera dosis de la población objetivo en toda la provincia. Y en la ciudad capital esa proporción llega al 61,44 %”, detalló; y agregó que, “cerca de 40 mil formoseños ya recibieron las dos dosis de la vacuna”.

Además, Gómez señaló que la vacunación masiva, junto con los cuidados sanitarios que se deben sostener, “son la esperanza de que todos juntos vamos a salir.”

“En Formosa ya hemos aplicado la vacuna a los formoseños mayores de 45 años de toda la provincia; en los departamentos del oeste, cercanos a zonas de alta posibilidad de circulación, han sido inoculados los comprovincianos mayores de 18 años”, precisó.

Y profundizó: “En la ciudad de Formosa, de alta densidad poblacional y por ende mayor riesgo, han sido vacunados hace pocos días los mayores de 38 años. Esta semana en Clorinda, cercana a la hermana República del Paraguay, y en los departamentos Pilcomayo, Pilaga y parte de Patiño, llegaremos también a todos los mayores de esa edad”.

Trabajadores en la primera línea de batalla

En otro orden, el responsable de la cartera sanitaria se refirió a la inoculación de los trabajadores y trabajadoras que se encuentran “en la primera línea de fuego de la gran lucha colectiva” contra la pandemia que, consideró, “fueron la prioridad”.

“Los trabajadores de la salud, un importante número de personal policial y docentes han sido inmunizados con agrado y tranquilidad para sus familias. También a los formoseños y formoseñas que poseen factores de riesgo, mayores de 18 años”, destacó; y recordó: “Por ahora las vacunas no están autorizadas para menores”.

En ese marco, Gómez sostuvo que el lema en Formosa es “vacuna que llega, vacuna que se aplica, sin pausa ni descanso”, pero advirtió que se hace “de acuerdo a una minuciosa programación de cantidades, marca de la vacuna, y logística”.

“Más del 86 % de las vacunas que ingresaron a nuestro territorio, ya fueron aplicadas en brazos de formoseños. Todos estos números, que nos dan una verdadera satisfacción y orgullo, es importante que lo recordemos”, resaltó.

Aníbal Gómez

Criticar sin colaborar

Por último, el titular de Desarrollo Humano, habló sobre los sectores políticos y mediáticos que “pretenden esmerilar” y minimizar la imponente campaña de vacunación que se lleva a cabo en la provincia; y remarcó el “enorme trabajo de los vacunadores, los militantes de la salud y la vida, y la gran cantidad de colaboradores, que no tienen domingos ni feriados en pos de ayudar al prójimo”.

“Los mismos que en algún momento fueron militantes anti vacunas, anticuarentena, e intentaron, y lo lograron parcialmente, derribar nuestras medidas sanitarias son los que ahora critican, sin colaborar en absolutamente nada, e interpretando de manera tergiversada datos parciales y falsos”, declaró.

Y sentenció: “Es evidente que las buenas noticias los colerizan. La proximidad cierta de lograr alcanzar la inmunización de la totalidad de nuestra población mayor de 18 años, es indudable que los pone nerviosos”.

En ese contexto, Gómez concluyó: “La alegría popular les genera desazón y antipatía. Más aun, que este año hay elecciones, única y exclusiva preocupación de algunos”.