Compartir

El titular de la Federación Farmacéutica de Formosa, Humberto Guardia López, describió la compleja situación que atraviesa el sector a partir de la severa crisis nacional.

Relativo a las empresas farmacéuticas de Formosa  aseveró que “las farmacias son pequeñas pymes –algunas muy pequeñas- sobre  las cuales la situación económica “golpea más”. Aseguró que “unas 110 mil cajas de medicamentos dejan de venderse por día en el país  simplemente porque la gente no posee recursos para adquirir la medicación para darle continuidad a su tratamiento”.

En ese sentido, puntualizó  que “las cadenas farmacéuticas instaladas en la provincia tienen mayor posibilidad de sostenerse  ya que están dispersas en todo el noreste argentino, aclarando que en Formosa hay una cadena  de carácter nacional y por lo tanto tiene mayor  poder económico como para  mantenerse  en una situación como la actual”.

Aseguró que “la caída en las ventas  se cuantifica de acuerdo al conservatorio  de la Federación Farmacéutica Argentina, a diario son unas   110 mil cajitas de medicamentos  se están perdiendo de suministrar al público en todas las farmacias del país”.

Destacó que se trata de una cifra “sumamente importante, ya que traslado al aspecto social implica que muchos argentinos se privan de alguna medicación para mantener en mantener sus condiciones físicas y de salud”.

Puntualizó que “esta situación causa preocupación en los profesionales de la salud, no solamente en los aspectos comerciales, sino principalmente en el aspecto social  ya que hay muchas personas que no cuentan con recursos, ni tienen obra social  que les permita conseguir su medicación  y por lo tanto deber  interrumpir   su tratamiento”.

Tras cuantificar en más de 16 mil las farmacias instaladas en todo el país, Guardia López lamentó “esta situación en una constante  que se da diariamente en todo un país donde las personas no tienen dinero para pagar su medicación   y por lo tanto dejan de comprar y por ende interrumpen su tratamiento”.

Culpó  a las medidas macroeconómicas  llevadas adelante por el gobierno nacional  como la responsable de la situación que están viviendo millones de argentinos. “Argentina está al borde del abismo por el pésimo manejo, la falta de credibilidad  y  a las necesidades -cada vez crecientes- de la mayoría de la población, sobre todo los más desvalidos”, expuso.