Compartir

LA ESTACIÓN DE ANIMALES SILVESTRES

Lo afirmó el biólogo Del Rosso, al señalar que es una reserva con una muy importante biodiversidad de especies; muchas de ellas, recuperadas del tráfico de fauna

La Estación de Animales Silvestres “Guaycolec” es una reserva natural ubicada a 26 km de la ciudad de Formosa donde hay especies como monos miriquiná, coatíes, lechuzas, guazunchos, así como ejemplares de osos hormigueros, aguará popé, aguará guazú, tucán, muitú, y otras variedades de aves.

El biólogo Franco del Rosso, director de Recursos Naturales y Gestión del Ministerio de la Producción y Ambiente de la provincia y la responsable de la reserva Guaycolec, la ingeniera Ivanna Iker, en declaraciones a Agenfor se refirieron a la conservación de los animales silvestres que allí se encuentran y proyectos a largo plazo.

“La reserva Guaycolec es un sitio tradicional que está en el conocimiento de toda la gente, que tiene un altísimo valor en la cuestión de la conservación y donde hay una biodiversidad muy importante de especies”, afirmó al inicio Del Rosso, especificando que se trabaja “en la recuperación de animales que han sido mascotas o que han estado involucrados en tráfico de fauna, los cuales se están recuperando para en muchos casos luego poder liberarlos”.

Amplió que otro de los objetivos que se busca fomentar es “lo que tiene que ver con la educación ambiental con dar a conocer nuestra riqueza natural y también destacar que es un sitio recreativo de alto valor turístico”.

En ese sentido, ahondó que “entiendo que el turismo es una de las estrategias de conservación más útiles porque pone en valor al recurso sin tener que hacer una extracción de ese recurso natural, entonces como estrategia de conservación nos parece una posibilidad muy importante para la provincia”.

Asimismo, Del Rosso, quien es además el coordinador del programa Biodiversidad, Áreas Protegidas y Cambio Climático, anunció que se analiza un proyecto vinculado a la accesibilidad a los distintos ambientes que tiene la reserva para que el visitante pueda poder apreciar “esta biodiversidad que es inclusiva y accesible a todas las personas”, añadió.

No obstante, aclaró que actualmente Guaycolec se encuentra cerrado por la situación de la pandemia de coronavirus, pero que “en condiciones normales el acceso al público en general son los días sábados, domingos y feriados. Los visitantes pueden acceder a la zona recreativa y también se organizan las visitas guiadas a los distintos ambientes donde se encuentran los animales”, precisó.

Proyecto de rezonificación

En tanto, la ingeniera Ivanna Iker, responsable de Guaycolec, dio mayores precisiones sobre el proyecto que había mencionado el biólogo Del Rosso. En ese sentido, detalló que “se está trabajando en la rezonificación de la reserva incluyendo el jardín botánico “Lucas Tortorelli, que nos permitirá trabajar de una manera más fluida y eficiente con respecto a la salud de los animales y su estadía”.

Dicha propuesta fue abordada con la comitiva de funcionarios encabezada por el vicegobernador Eber Wilson Solís y el ministro Raúl Quintana, quienes la semana pasada visitaron el lugar.

Amplió que la denominada rezonificación consiste “en separar el espacio de recreación del espacio de recuperación de la fauna, así como también poder contar con un hospital veterinario”, para de esa manera “destacar el potencial turístico que tiene tanto la Reserva Guaycolec como el jardín botánico “Lucas Tortorelli”.

Recuperación de animales silvestres

Por otro lado, la ingeniera Iker, fue consultada sobre la recuperación de los animales silvestres y las acciones que se siguen. “Los animales que vuelven a su hábitat son aquellos que fueron rescatados por diferentes motivos, primero ellos pasan por un proceso de relevamiento y revisión veterinaria a cargo del personal técnico de la reserva, y si están en buenas condiciones de salud y es propicio, se lo libera y no se lo condena a un recinto el resto de su vida”, sostuvo.

Sin embargo, en el caso de situaciones de especies fáunicas que no tienen las condiciones anatómicas y fisiológicas para vivir en el medio, es decir, de buscar su propio alimento y son más vulnerables a los depredadores, “porque fueron mucho tiempo mascota y ya no tienen la capacidad de sobrevivir o adaptarse al medio. Entonces están acá por una cuestión de preservar la fauna”, pormenorizó.

Y añadió, algunos casos donde se trabaja desde el área para “hacer reproducción de ejemplares autóctonos, sobre todo de las especies que han disminuido su población”, explicó por último la profesional.