Hábitos alimentarios saludables para evitar el cáncer colorrectal

Compartir

La licenciada en Nutrición Daniela Listel habló sobre los hábitos alimentarios saludables para prevenir el cáncer colorrectal.

Cabe destacar que todos los 31 de marzo se conmemora el Día Mundial de Concientización sobre Cáncer Colorrectal, y en alusión, la profesional de la salud alertó que “es una enfermedad grave y letal, porque es el segundo con más tasa de mortalidad, después del cáncer de mama”.

Según datos recabados por AGENFOR, Listel declaró que lo primero que debemos saber “es que todo lo que ingerimos se tiene que eliminar y nuestro cuerpo utiliza lo que va a necesitar día a día, como ser energía, nutrientes, hidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales” y aclaró: “Lo que no ocupa, lo elimina y en ese proceso de producción del desecho intervienen el colon y el recto”.

Para explicarlo, expuso un semáforo, clasificando a cada color de acuerdo con los alimentos recomendados, los no saludables y los que hay que consumir con prevención.

Este último, corresponde al color amarillo, esbozando que significa “precaución”. “Allí entran las comidas típicas que solemos hacer con las carnes en general y con los alimentos de origen animal”, indicando que estas “producen algo que se llama radicales libres y que a larga aumentan el riesgo de tener tumores, principalmente los de cáncer de colon”.

Es por ello, que la nutricionista aconsejó consumir “con precaución, dos o tres veces por semana”.

Seguidamente, se refirió a las “legumbres envasadas”, aclarando que “no son las mismas que las naturales, porque tienen un agregado de sal y de conservantes”.

“Estos son alimentos ultra procesados y, en general, son los que nos dan mayor riesgo de tener esta enfermedad. Lo mismo pasa con el atún en lata”, apuntó, pero especificó que “si lo vamos a consumir, es preferible que sea envasado al natural y no en aceite y, también, comerlo cada 10 días”.

Continuó contando que “las carnes en general, como ser el pollo, la carne de vaca y las preparaciones muy elaboradas y condimentadas” también son malas “porque la utilización de picantes es peligroso”.

Como dato relevante, señaló un consumo muy común en la población: “el mate”. “Podemos tomar todos los días, pero debemos cuidar la temperatura del agua ya que debe ser templada porque si está muy caliente tiende a irritar la mucosa tanto gástrica como intestinal y la yerba que se utiliza debe ser suave, de palo o con agregado de hierbas”. Y aconsejó agregar manzanilla o anís que funcionar como “antiflamatorios”.

Por otra parte, explicó que en el semáforo rojo “tenemos todo lo que hay que evitar” nombrando en primera medida a las bebidas alcohólicas.

“Es una sustancia que agrava la motilidad del intestino y dificulta mucho la formación de la materia fecal y esto suele suceder cuando hay consumo excesivo, que tiene que ver con la frecuencia y la cantidad”.

“También, está el pancho, el picadillo, los fiambres y embutidos en general, porque son los desechos de todo lo que queda en un frigorífico”, sostuvo Listel.

En este mismo contexto, subrayó que “no solo es relevante hablar de malos hábitos alimentarios, sino también de estilos de vida, como por ejemplo, fumar” y explicó que hay que evitar el consumo de cigarrillo, porque es un gran incidente en el cáncer de colon.

Finalmente, indicó que en el semáforo verde “encontramos lo que le da motividad al intestino, para que todo baje y se pueda eliminar”.

“Todos los alimentos que vengan con cáscara tienen fibra y hacen que el intestino se mueva un poco más y empiece a trabajar el doble para formar una buena materia fecal, por ejemplo, las frutas y verduras que encima aportan agua e hidratan a esta materia fecal para que pueda vehiculizarse y salir más fácil”, expresó.

Y continuó: “Después tenemos otro gran grupo que son las legumbres que aportan proteínas de origen vegetal y de buena calidad y reemplazan a las carnes”.

Por último, se refirió a los frutos secos y las semillas, explicando que “son súper recomendables, porque tienen un tipo de ácido graso que actúa como antinflamatorio al nivel del intestino”.