Compartir

Profesionales del Servicio de Nutrición del Hospital de Alta Complejidad “Presidente Juan Domingo Perón” aconsejan mejorar los hábitos de vida para lograr una alimentación saludable.

Una alimentación beneficiosaes aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana.

En este sentido los especialistas recomiendan hacerlo de distintas maneras: no modificar el ritmo habitual de las cuatro comidas: desayuno, almuerzo, merienda, cena y las colaciones, sino evitar el consumo de grasas (frituras), aumentar el consumo de vegetales, incorporar semillas como la chía (contiene zinc ayuda a disminuir el colesterol),  lino (contenido en fibra y ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6), amapolas (buena fuente de calcio) sésamo (contenido de hierro) aumentar el consumo de agua u otras infusiones y fomentar la actividad física.

En los niños sobre todo desde los 2 años, se debe evitar el consumo de azúcares y comidas malas (chatarras) para prevenir la obesidad u otras alteraciones, cabe aclarar que los niños en crecimiento si se encuentran sanos aprenden mejor, son más fuertes, más productivos y están en mejores condiciones de desarrollar al máximo su potencial.

Comer sano no debe suponer perder las buenas costumbres y los hábitos, sino que hay que adquirir una rutina que favorezca una dieta  sana ordenada y completa que podamos mantener durante todo el año.

La nutrición es uno de los pilares de la salud y desarrollo en personas sanas de todas las edades, llevada a cabo de manera correcta permite reforzar el sistema inmunológico, contraer menos enfermedades y gozar de una buena salud.

Los profesionales aconsejan a las personas con problemas de salud acudir a un nutricionista, o bien a aquellos que tengan la iniciativa de cambiar su hábito de vida, resaltando así la importancia del acompañamiento médico.