Compartir

Durante el verano se produce un aumento elevado de las temperaturas que puede afectar nuestra salud si no tomamos las precauciones correspondientes. En estas épocas del año vivimos mucho tiempos de sol, de insolaciones y deshidrataciones, de golpes de calor y de temperaturas por encima de los treinta grados.

Desde el Hospital de Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón”, profesionales brindan una serie de recomendaciones y medidas de prevención para evitar los posibles efectos negativos para la salud, sobre todo en las personas mayores, niños y los enfermos crónicos.

El golpe de calor es una patología frecuentemente en nuestra ciudad, sobre todo en esta época, el mismo se manifiesta de múltiples formas como ser:fiebre, sensación de malestar general, náuseas, vómitos, diarrea e incluso a veces se puede perpetuar y dar convulsiones sobre todo en los niños más pequeños o en los ancianos producto de la deshidratación.

La prevención es fundamental, los médicos recomiendan la no exposición en los horarios en el que el sol está más alto (10 a 16hs) la gente que está trabajando al aire libre se le recomienda usar protectores solares, ropa clara, cubrir la cabeza con un sombrero pero sobre todo la hidratación.

Se debe incrementar la ingesta de líquidos para recuperar las pérdidas de agua del organismo si es necesario también sales minerales, se recuerda que no se debe esperar a sentir sed para tomar líquidos. La boca seca es síntoma de deshidratación y el instinto de beber se pierde con la deshidratación progresiva. Por eso esconveniente beber regularmente de 8 a 10 vasos a lo largo del día.

Por su parte profesionales del área de Nutrición, recomienda a la población adoptar una alimentación equilibrada y variada, lacual asegura el aporte diario de todas las vitaminas y minerales que necesitamos.

En esta época de tanto calor nuestro cuerpo agradecerá que tomemos refrescantes y comidas ligeras, que nos ayudarán a pasar un verano saludable, perfectamente saciados e hidratados.