“Hay que ser cautos, ya que el escenario hídrico no ha finalizado” sostuvo Zambón

Compartir

Teniendo en cuenta que el periodo normal de crecida del río Bermejo y Pilcomayo empieza en enero, febrero y finaliza en marzo.

El ingeniero Horacio Zambón, administrador de la Unidad Provincial Coordinadora del Agua (UPCA) brindó detalles de la situación hídrica, de acuerdo a los ríos que aportan flujos de agua a la provincia de Formosa.

En comunicación con Agenfor explicó que si bien el río Bermejo se mantiene con valores moderados – medio y el Pilcomayo está en un periodo de recesión, “hay que ser cautos ya que el escenario hídrico no ha finalizado” aclaró.

Señaló que ambos ríos comparten periodo de crecida, destacando que “son 90 días de desarrollo de tormentas en el territorio” y “aún nos queda el lapso de febrero a marzo, que es el periodo normal de crecida de esta cuenca, empezando en enero”.

En este marco, precisó que el río Bermejo, se mantiene con unos estándares de precipitaciones moderadas en las altas cuencas (territorio boliviano, salteño y jujeño), “a tal punto que se considera a los caudales con valores medios” expresó.

Y recordó que el último frente de tormenta fue hace diez días y actualmente está transitando el tramo final de este río, es decir,  desde la Ruta Nacional Nº 95 hasta su desembocadura en el río Paraguay.

«Por lo tanto, la altura más importante la encontramos en el hidrómetro del Sauzalito, Puente Lavalle y Mansilla», detalló y añadió que “no se trató de una crecida muy grande, sino que fue moderada – media”.

A su vez, resaltó que esta situación facilita y da días de tranquilidad, para que las maquinarias realicen los trabajos necesarios para poder equilibrar la fuerza de erosión del agua con las acciones de remediación del proceso erosivo de la barranca.

Río Pilcomayo

Sobre este río, Zambón aseguró que se encuentra en “un periodo de recesión” en la alta cuenca (territorio boliviano) arrojando “valores en descenso” en el sistema de ingreso a la provincia de Formosa.

Y remarcó que esto permite analizar las consecuencias que tuvo el último pico de crecida, recordando que fue sostenido varios días en caudales de consideración de 1600 a 1800 metros cúbicos por segundo, dando algunos problemas en terraplenes de la provincia, pero que el gobierno de Formosa acentúa las acciones en el terreno inmediatamente.

Por eso, destacó la inmediatez en la respuesta del gobierno provincial, “resultado de una planificación de varios años” explicando que la atención no sólo está puesta en el sector de distribución sino también, en el traslado a los caudales y obras de consideración, como la obra hidrovial de la Ruta Provincial Nº 28, en la que se distribuyen agua a los diferentes sistemas.

Río Paraguay

Además, Zambón se refirió a la situación del río Paraguay, señalando que “el hidrómetro del puerto local de Formosa marca 1,51 metros, medida que dista mucho del cero metro que hubo en los días atrás”.

A su vez, manifestó que “esto fue fruto de tormentas muy significativas que estuvieron presentes en el tramo medio de este río”.

Y al finalizar, consideró que se trata de valores que se amortiguan con el transcurrir de los días y que luego se estacionará, llegando alrededor de 1,55, “siendo un valor muy alentador para todos, en suministro las plantas de agua potable, navegación en la Hidrovía de Paraguay – Paraná y para el ambiente en general” cerró.