Compartir

Garantizando numerosos servicios gratuitos a la comunidad, resguardando la salud de pacientes y profesionales

Desde el Hospital Odontológico de Complejidad Integrada (HOCI), se hace saber a la comunidad, que en el marco de la pandemia por COVID-19, se continúan brindando prestaciones que se ajustan a los protocolos sugeridos a nivel mundial, nacional y provincial para prevenir esta enfermedad, y al cumplimiento de la cuarentena obligatoria dispuesta en nuestra provincia.

Este efector de salud ofrece atenciones de urgencia odontológica y tratamientos a pacientes con afecciones crónicas, los cuales, durante todo el aislamiento preventivo obligatorio “se hicieron sin interrupciones, al igual que el resto del año”, lo afirmó el director del hospital, odontólogo Alejandro Lorenzo.

Entre las atenciones, mencionó: reparación y ajuste de prótesis, caries que causan malestar, padecimientos articulares, dolor del tercer molar, complicaciones e infección posteriores a cirugías, fractura y traumatismo dental, eliminación de suturas, hemorragias, infecciones dentales severas de la cara y el cuello.

Asimismo, Lorenzo precisó que, a las prácticas enumeradas anteriormente, se suman las asociadas a los tratamientos de riesgo del primer nivel de atención como, por ejemplo: fichados, evoluciones, diagnósticos y planes de tratamientos, terapias preventivas; tratamiento de inflamación de las encías, eliminación de sarro y cepillado mediante técnicas manuales.

Se realizan también terapias fluoradas; tratamiento de caries, por medio de técnicas manuales; estudios de diagnóstico por imagen; extracciones dentarias; prótesis completas (superior e inferior); controles y seguimiento de pacientes con tratamientos de ortodoncia y quirúrgicos, y endodoncia de pacientes crónicos con riesgo de evolución desfavorable.

Acerca de los protocolos determinados para el cumplimiento de cada una de las prácticas, explicó que “son fundamentales y necesarios”, ya que permiten “tener activos los distintos servicios del hospital” y garantizar la disminución de riesgos de contagio, tanto para el personal de salud como para los pacientes.

Cuidados

“Se realiza un control estricto de las normas de bioseguridad y del uso de elementos de protección personal (guantes, gafas, barbijos, máscaras, cofias, camisolines, botas). Se mantiene el distanciamiento físico solicitado (1,50 metros) como mínimo. Se otorgan turnos programados -espaciados- para el correcto manejo de la sala de espera y evitar la aglomeración de los pacientes. Los horarios de atención son bien diferenciados y se priorizan los primeros horarios para las personas mayores de 60 años”, detalló.

En cuanto a las áreas de trabajo, señaló que se hace la desinfección y ventilación “de acuerdo a las recomendaciones, con todos los pasos que debe hacerse y con los elementos indicados”.