Compartir

Una vez más, el hospital distrital de Clorinda Felipe Cruz Arnedo puso en marcha una jornada extramuro de promoción de la salud y prevención de enfermedades con el objetivo de concientizar a la comunidad sobre la importancia de cuidar la salud a través de hábitos diarios sencillos y saludables.

La actividad fue llevada adelante por un equipo de salud integrado por médicos, enfermeros, promotores de salud y agentes sanitarios del este hospital, quienes promovieron en los vecinos cuidados integrales que apuntan a evitar el desarrollo de diversas enfermedades.

“Como lo hacemos periódicamente para extender la promoción que hacemos puertas adentro del hospital y en distintas instituciones escolares y otras, hoy nos ubicamos en el centro de la ciudad para difundir hábitos y cuidados que debemos poner en práctica todos para preservar nuestra salud y mejorar nuestra calidad de vida”, explicaron referentes del equipo de salud que trabajó en la jornada.

En tal sentido comentaron además que “conversamos con las personas que transitaban por el lugar”, interesados en consultar sobre distintos temas como “vacunas, prevención de las enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti: dengue, zika y chikungunya, diabetes, hipertensión y otra patologías crónicas que se presentan en la población, muchas veces por llevar una vida sedentaria o mala alimentación”, agregaron. Se entregaron repelentes y material gráfico educativo.

En relación a ello, el equipo remarcó en la gente la importancia de los cuidados domiciliarios para evitar en las casas la presencia del insecto vector del dengue, entre los que se subrayó “eliminar del hogar cualquier recipiente apto para que el mosquito se crie y reproduzca como primera medida; y acompañarla con las medidas para evitar las picaduras como el uso del repelente, mosquiteros, ropas largas que cubran el cuerpo, además del tratamiento adecuado de los objetos en los que se junta agua”.

Por otra parte, sobre la alimentación saludable se promovió el consumo de frutas y verduras “como alimentos mayoritarios que deben estar presentes en las cuatro comidas del día y que deben ser acompañados por los otros grupos”. Asimismo, el equipo insistió en la necesidad de dejar de lado las comidas “que tienen alto contenido de azúcares y grasas saturadas: frituras, cremas, dulces”.

En las charlas personalizadas, merecieron igual atención la promoción de la aplicación de las vacunas en todas las edades  y los controles médicos frecuente.

Las etapas de información, difusión y concientización fueron reforzadas con  múltiples controles médicos y de enfermería. “Tomamos la presión arterial, controlamos los niveles de glucemia, revisamos los carnets de vacunas del carnet de vacunas, pesamos y medimos estatura para determinar la talla, y otros controles generales”.