Compartir

Con el abordaje de un equipo interdisciplinario que apunta principalmente a educar sobre los hábitos alimentarios sanos

Desde el Hospital Distrital de Ingeniero Juárez continúan las acciones para el control y seguimiento nutricional de los niños, los cuales se acentúan en los menores de 2 años y en los que se encuentran en edad escolar.

El trabajo se encuentra a cargo del equipo de salud del servicio de nutrición del mencionado efector sanitario, integrado por nutricionistas que trabajan de manera interdisciplinaria con los pediatras, enfermeros, agentes sanitarios y otros especialistas, según cada caso.

Cabe resaltarse que los niños en edad escolar, son derivados en su mayoría a través de los controles efectuados en el marco de la confección de las libretas de salud escolar, las cuales se realizan en los distintos establecimientos educativos.

Al respecto, la responsable del servicio explicó que, a pesar de las limitaciones impuestas por el contexto de pandemia y cuarentena, “el Programa de Libretas de Salud Escolar continúa haciendo los controles en las escuelas. Para lo cual se convoca a las niños, junto a las familias, y un equipo de salud hace las atenciones necesarias para que cumplir con la vigilancia que llevamos adelante sobre la salud de los chicos”.

A partir de los controles de la Libreta de Salud “que se hacen en el nivel inicial, 1º, 3º y 6º, se captan los niños con trastornos nutricionales como bajo peso, sobrepeso, obesidad y otros. Y desde ahí son derivados hasta aquí, a nuestro consultorio de nutrición”, comentó sobre el organizado del circuito de atención.

Al tiempo, brindó detalles del seguimiento mencionando que desde la primera consulta ya se solicitan todos los estudios necesarios, especialmente los de laboratorio para determinar, por ejemplo, los niveles de colesterol, grasa en sangre, glucemia y otros valores “ya que, en este momento, la mayoría de los niños que llegan son por sobrepeso”.

A partir de los resultados de los estudios y de la interconsulta con otros profesionales, se indica el tratamiento, “charlamos con ellos y tratamos de inculcarles la práctica de hábitos alimentarios sanos; no solo a los chicos sino también a las familias que es la que debe acompañar”, señaló.

Y precisó, asimismo, que el abordaje “es integral, con atenciones, entrega de medicamentos, suplementos y complejos vitamínicos necesarios, estudios y el seguimiento para evaluar el avance del tratamiento dado, y que realmente el niño pueda superar el trastorno nutricional que lo está afectando”.

“Básicamente, nos enfocamos en concientizar a toda la familia sobre la importancia de tener, diariamente, una alimentación saludable, sobre todo que puedan instalarse desde la niñez para acompañar durante el resto de la vida. Que sea equilibrada y rica en nutrientes; que permitan mantener el control del peso y evitar otros problemas derivados de una mala alimentación”, concluyó acerca de este valioso servicio gratuito.