Hospital de la Madre y el Niño: Aplicación de Palivizumab y charla informativa para las madres y las familias

Compartir

Anticuerpo destinado a las bebas y bebés nacidos en condiciones específicas de prematurez y los que sufren de cardiopatías congénitas.

El Hospital de la Madre y el Niño, a través del Programa de Seguimiento del Recién Nacido de Alto Riesgo, llevó a cabo la aplicación de Palivizumab, un anticuerpo indicado para los recién nacidos prematuros con el objetivo de prevenir en ellos, las llamadas enfermedades respiratorias agudas bajas.

La actividad tuvo lugar en el salón de usos múltiples del nosocomio y fue acompañada de una charla informativa, en la cual se explicó a las familias los beneficios que conlleva la aplicación de este anticuerpo para la salud de los prematuros.

“En esta oportunidad, colocamos el anticuerpo a un total de 26 bebas y bebitos que residen en la capital. La primera de las cuatro dosis anuales que deben recibir y que habitualmente, son aplicadas en estos meses del año que es cuando, mayormente, se desarrollan las enfermedades respiratorias y ellos son los más vulnerables”, comentó la doctora responsable del Programa de Seguimiento del Recién Nacido de Alto Riesgo, doctora Marilú Benítez.

Recordó una vez más, que el Palivizumab,  se aplica a los prematuros y prematuras que nacieron “con menos de 1500 gramos, con menos de 32 semanas de gestación y a los que tienen diagnóstico de cardiopatías congénitas desde su nacimiento”.

La administración del anticuerpo fue acompañada por una charla para explicar la importancia que tiene para prevenir en las niñas y niños que nacieron con condición de prematurez “el virus sincitial respiratorio, que frecuentemente es causante de las infecciones de las vías respiratoria agudas bajas, que pueden en ellos, evolucionar en cuadros graves”, precisó.

Además, en el marco de la charla, se habló con las madres y los padres, sobre las insustituibles ventajas de la lactancia materna. “Los aportes que la leche materna hace a las y los bebés, no solo en el aspecto nutricional, sino también en otros, considerados básicos para el crecimiento, como por ejemplo “los factores psicológicos y emocionales, ya que favorece a estrechar el vínculo de la madre con su hija o hijo, algo que tanto fortalece a un mejor y más sano crecimiento”.

En tanto, fue mencionado el aporte inmunitario que la lactancia materna hace al organismo, porque contiene inmunoglobulinas que protegen a las y los bebés “contra la neumonía, la diarrea y otras infecciones, fortaleciendo así su sistema de defensas”, explicó.

Para concluir, la doctora y todo el equipo de salud involucrado en este accionar, se refirieron al banco de leche con el que cuenta el hospital de la Madre y el Niño, el cual se encuentra a cargo del servicio de nutrición y es un lugar “totalmente acondicionado para que las mamás puedan hacer allí la extracción de leche y guardarla en las condiciones necesarias, para posteriormente alimentar a sus bebés que están internados en el servicio de neonatología”.