Huerta comunitaria: Un plan que echa raíces

Compartir

Un grupo de mujeres se ocupan de darle vida a este espacio que se traduce en construcción colectiva y evolución territorial. Y lo traducen en la construcción del programa «Huertas Familiares y Comunitarias» buscando  estimular las prácticas de horticultura, brindar soluciones alimentarias y promover el trabajo de los emprendedores en sus centros barriales.

La iniciativa desarrollada a través de la asociación civil “Unidad, Esfuerzo y Trabajo”, presidida por la dirigente social Arminda Quiñonez mantiene una tarea activa en centros comunitarios en barrios como La Colonia, 12 de Octubre, Santa Isabel y Venezuela.

Por ejemplo en el primero de los centros señalados están cosechando el primer lote de partidas de verduras para los comedores y las familias. Con el apoyo del gobierno provincial esperan sumar  más huertas. Lo producido se proyecta utilizará en comedores, reforzando las partidas de verduras que podrán llevarse a los hogares y, a la vez, revalorizar el trabajo de la tierra.

“Desde hace un tiempo venimos trabajando con este proyecto, porque siempre ayudamos a los comedores que querían tener una huerta, y hacer un trabajo conjunto con los cuidados sanitarios que esta crisis nos obliga”, comento la dirigente.

Manifestó que “buscamos que cuenten con productos frescos, pero, además, son beneficiarios de esas huertas las mismas mujeres, porque ellos participan y también llevan productos para consumo hogareño. Nosotros instalamos la huerta, le damos los plantines, las semillas, las herramientas y ellos después continúan con el riego, el cuidado, la plantación y la cosecha que por estos días cosechamos”, indicó. 

Resaltó que “lo que queremos hacer es revalorizar la cultura del trabajo de la tierra en los barrios. Lamentablemente, por la pandemia no pudimos hacerlo más amplio, como sumar en la tarea a los chicos y chicas. Hoy está difícil hacerlo, pero seguimos impulsándolos como podemos”. 

“Así, podemos incorporar vegetales a los platos que ofrecen los comedores y también para beneficiar a los vecinos, porque pueden hacer uso de esas verduras, y tener una dieta más sana”, remarcó. 

Consideramos que esta actividad se estimulará la autoestima, la responsabilidad y el respeto por el otro, dándole relevancia al trabajo grupal y comunitario.