Compartir

Desde su puesta en funcionamiento hace poco más de dos años el Centro de Día del Instituto IAPA de Ingeniero Juárez implementa permanentes acciones preventivas y asistenciales en todo el distrito Sanitario I – departamentos Matacos, Ramón Lista y Bermejo –con un equipo interdisciplinario compuesto íntegramente por profesionales y técnicos de esa zona.

Fue explicado que “mediante charlas y talleres para alumnos, docentes y padres en todos los establecimientos educativos de los distintos niveles y modalidades, se apunta a fortalecer las habilidades emocionales para la vida, aprendiendo a tomar decisiones, a sobrellevar la presión del grupo de pares, y desarrollar actividades recreativas, artísticas y deportivas, promocionando hábitos de vida saludables”.

Otra faceta explicada por el organismo es que “también a nivel comunitario se viene fomentando un trabajo articulado entre las instituciones y organizaciones libres del pueblo, apuntando a desarrollar una red comunitaria de contención para las personas y familias con mayores vulnerabilidades”.

Allí también se realizan  reuniones para la reflexión y actividades recreativas en clubes barriales, templos y cualquier otro espacio comunitario que se logre sumar a esta verdadera cruzada para evitar el crecimiento de las adicciones en el territorio.

“Más de 250 personas afectadas por los consumos problemáticos y sus familias ya fueron asistidas por los profesionales de este equipo bajo las distintas modalidades terapéuticas. Esta asistencia parte desde las visitas domiciliarias, las atenciones de los especialistas en el centro, actividades de laborterapia, apoyo escolar, capacitación en oficios, terapias de grupo y terapias familiares”.

En esta línea se señalo que “un total de 16 jóvenes fueron derivados a centros de mayor complejidad como la comunidad terapéutica de Villafañe en su mayoría, mientras que sólo 7 fueron asistidos en centros extra-provinciales antes de la puesta en funcionamiento de nuestro centro local de mayor complejidad”.

Fue revelado que “uno de los aspectos diferenciales del trabajo en esta zona es la fuerte impronta de la interculturalidad a raíz del gran número de comunidades de pueblos originarios que la habitan, especialmente Wichís, Tobas y Pilagás”.

Sobre el particular se indico que “esto plantea un desafío mayor a la hora de adecuar las intervenciones tanto preventivas como el trabajo terapéutico de recuperación. Sin dudas el consumo excesivo de bebidas alcohólicas es el principal tema que se trabaja con estas poblaciones, aunque en menor medida el consumo inhalado de pegamentos y combustibles, y la marihuana forman parte también de esta realidad por la que tanto se trabaja en revertir”.

Finalmente desde el gobierno provincial, a través del ministerio de la Comunidad y el Instituto IAPA, se renovó el desafío de “poner toda la atención y recursos para generar la mayor accesibilidad de la población a los servicios y profesionales especialistas, haciendo frente día a día a esta problemática mundial, que no distingue posiciones económicas ni razas”.