Ibáñez le contestó a Wolff: “La coparticipación no es una dádiva o un regalo como creía Macri, sino una ley constitucional”

Compartir

En una férrea defensa al federalismo, el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, el doctor Jorge Ibáñez, rebatió las afirmaciones del diputado nacional de Juntos por el Cambio Waldo Wolff sobre la coparticipación federal, marcando que la ley apunta “redistribuir las riquezas que se generan en la Argentina en forma equitativa a todas las provincias”.

En declaraciones recogidas por AGENFOR, el titular de la cartera económica provincial consideró “como menos indignantes” las desacertadas declaraciones del diputado Wolff sobre el porcentaje que recibe Formosa en concepto de coparticipación federal de impuestos.

En ese sentido, cargó contra “las desagradables afirmaciones que hace alguien que indudablemente representa intereses concentrados de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, precisando que “la coparticipación federal tiene rango constitucional y trata de redistribuir las riquezas que se generan en la Argentina en forma equitativa a todas las provincias”.

Esto es así porque “el modelo de país que se desarrolló desde 1810 en adelante fue con una cabeza grandota que es la Capital Federal y algunos lugares cercanos y el cuerpo raquítico que son el norte y la Patagonia”.

Categórico, aseveró el doctor Ibáñez que la norma “no es una dádiva”, sino que “está consagrada en la Constitución Nacional, en una ley del Congreso de la Nación y le corresponde a todas las provincias argentinas”.

“Lo que sí han sido una dádiva y un regalo fue lo que el Gobierno del expresidente Mauricio Macri, el de este señor (Wolff) que vocifera en nuestras plazas, hizo por decreto al aumentarle la coparticipación del 1.4 al 3.75 a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, manifestó, con lo cual “al distrito más rico de la Argentina le casi triplicó la coparticipación”.

Desigualdades

A su vez, rechazó “esa visión permanente y constante de que somos una suerte de zánganos que vivimos de los intereses de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde los porteños ‘producirían’ para que nosotros estemos durmiendo la siesta”.

Fundamentó lo expuesto al sumar la cuestión de los alimentos que consume el distrito más rico del país. Se preguntó entonces si los mismos se producen allí o si en gran parte en las demás provincias argentinas.

Del mismo modo mencionó a la energía eléctrica, los combustibles y el gas que consumen los porteños. “¿Todo se produce en la CABA?”, indagó.

“¿O se producen en las provincias argentinas y ellos se han visto beneficiados siempre por un modelo de país donde a Buenos Aires van todas las líneas eléctricas, todos los gasoductos y consumen la nafta y el gasoil del petróleo que sale del sur y el norte argentino?”, planteó.

Prosiguió diciendo que “los residuos de la CABA no se tratan allí, sino que los llevan a la Provincia de Buenos Aires”, con lo cual “hablando en criollo les tiran la basura a los bonaerenses”.

Sobre la infraestructura, marcó que “nosotros peleamos todos los días para que un barrio más pueda tener cloacas y para que un formoseño más pueda tener agua potable”, mientras los porteños “tienen red de agua, cloacas y electricidad desde el año del jopo, pero hechas por la Nación, es decir todos los argentinos, porque la CABA es bastante nueva, no se ha hecho con las riquezas que hay en esa ciudad, en los barrios más encumbrados, se hicieron con el presupuesto nacional y ellos lo heredaron”.

“De eso parece que también se olvidaron”, acotó el titular de la cartera económica provincial.

Al analizar el tema de los subsidios, aseveró a esta Agencia que “no ha habido jurisdicción más privilegiada que la Ciudad de Buenos Aires”, pormenorizando que se otorgaron para subterráneos, transporte de colectivos, electricidad, gas, agua y demás.

“¿O acaso a ellos les sale lo mismo el gas que consumen en un mes en un departamento que la garrafa o el tubo que nosotros compramos acá?”, preguntó el ministro Ibáñez. “La verdad es que les sale la cuarta o quinta parte”, apuntó.

Privilegios

“Este señor (Wolff) vive en un lugar privilegiado que se desarrolló enormemente, en la cabeza grande que tiene la Argentina, subsidiado por todo el país, utilizando energía y riquezas de las provincias, y hoy se paran y hablan del norte argentino y dicen que los formoseños somos unos zánganos”, reprendió, haciendo notar que a todas luces “es medio al revés”.

Para finalizar, el ministro Ibáñez lamentó que “comprovincianos compartan esta visión de algunos intereses porteños” sobre la coparticipación federal, rememorando cuando el expresidente Raúl Alfonsín quiso trasladar la Capital Federal al Distrito Federal Viedma-Carmen de Patagones.

“En la visión política siempre se plantea si no se podrá esta cabeza grandota que está en la CABA, llevarla a las provincias y desarrollar un país en forma más armónica”, acentuó, señalando que “la ley de coparticipación federal trata de hacer eso, dando equidad”.

Puso de resalto que “eso significa que nos tienen que dar un poquito más a aquellos que tenemos menos porque el Estado Nacional no invirtió como en la Ciudad de Buenos Aires, donde alguien dijo que hasta los helechos tienen luces”, concluyó.