Compartir

Controles, atenciones, estudios y otros servicios sanitarios que forman parte de un seguimiento continuo y pormenorizado

La directora del Hospital Distrital de Ibarreta, la doctora Daiana Calas, quien tiene a su cargo los controles que se brindan en el Centro de Atención Sanitaria (CAS) que funciona en la localidad, comentó sobre el seguimiento que brinda diariamente el equipo de salud del nosocomio, para monitorear el estado y evolución de los pacientes.

Este CAS se encuentra habilitado en el edificio de la Escuela Provincial de Educación Secundaria (EPES) Nº 88 – Instituto Superior de Formación Docente, con una capacidad de 48 camas, de las cuales actualmente el 50% se encuentra ocupado.

Las personas allí alojadas reciben diariamente las cuatro comidas: desayuno, almuerzo, merienda y cena, que se encuentran bajo la supervisión de especialistas en nutrición; más elementos de higiene, limpieza y lavarropas. Cuentan espacios de recreación y esparcimiento.

“Tenemos un CAS muy completo, desde el que se trata de dar todas las comodidades posibles a las personas que transitoriamente les toca pasar allí su periodo de aislamiento”, calificó la directora.

Acerca de las atenciones y los servicios de salud, puntualizó que en el lugar hay guardia de enfermería las 24 horas, con dos enfermeros a cargo. Mientras que la guardia médica se cubre también las 24 horas, todos los días de la semana.

Indicó que los enfermeros repiten los controles “varias veces a lo largo del día”. Entre ellos mencionó “medición de la tensión arterial, nivel de glucemia, temperatura, saturación de oxígeno, frecuencia cardiaca y frecuencia respiratoria”, entre otros principales. 

En cuanto a los exámenes médicos, explicó que, antes que nada, se revisa el registro que hacen los enfermeros y se charla con cada paciente para preguntarle “sobre su enfermedad de base si es que la tienen, luego sobre los síntomas que tienen y cómo se sienten”. Y se les da la medicación necesaria de acuerdo a su estado”.

En particular, añadió que a los que padecen de enfermedades crónicas: diabetes, hipertensión, cardiovasculares, respiratorias y otras, se les da también los medicamentos que deben tomar, para continuar cada tratamiento “porque más que nunca, es fundamental que no lo interrumpan y que tengan su enfermedad de base controlada y estable”.

Precisó que más allá de los controles médicos y de enfermería “a todo paciente que ingresa al CAS se le hace una placa radiográfica RX y laboratorio completo “que se hacen en el mismo lugar, mediante la ambulancia que lleva el equipo de RX móvil con los técnicos que toman la placa y el equipo móvil de laboratorio, con el personal que hace la extracción de sangre y la recolección de orina”.

Más adelante, destacó el trabajo conjunto entre las diferentes especialidades médicas, lo que permite una evaluación más exhaustiva de los pacientes, señalando que “cuando un paciente necesita una atención específica, se solicita la especialidad y recibe la atención necesaria”.

Aplicación de suero equino

Seguidamente dijo que, en base a los controles y resultados de los estudios efectuados, se hace una evaluación minuciosa para decidir la aplicación del suero equino en los casos necesarios. 

“En nuestro hospital tenemos disponible los sueros equinos en el sector COVID, entonces si algún paciente lo requiere, lo trasladamos en ambulancia al hospital, se le coloca el suero, se lo controla y luego es regresado nuevamente al CAS”.

Entregas

La directora agradeció al Gobierno de la provincia y al ministro Aníbal Gómez, a cargo del Ministerio de Desarrollo Humano, por la reciente entrega de “mochilas sanitizantes”, fundamentales en este momento, “para cumplir con los protocolos establecidos en esta situación de pandemia”, a lo que sumaron “estufas y caloventores, que serán muy útiles para los pacientes del CAS para aplacar el frío de estos días”. 

Añadió que también recibieron diferentes elementos, insumos, productos de limpieza y de higiene personal para uso de los pacientes.